Internacionalagosto 31, 2021hace 3 meses

Joe Biden hablará sobre la retirada de Afganistán, una medida de la que nunca renegó

Acabar con la última "guerra eterna" surgida por los atentados del 11 de septiembre fue de las mayores promesas electorales de Biden, a pesar de las críticas.

Joe Biden hablará sobre la retirada de Afganistán, una medida de la que nunca renegóFoto: Chip Somodevilla - AFP

El presidente Joe Biden hablará este martes sobre la salida de Estados Unidos de Afganistán tras una guerra de 20 años a la que había prometido poner fin, pero cuyos caóticos últimos días eclipsan ahora su mandato.

El discurso será a las 14H45 (18H45 GMT), comunico la Casa Blanca, más de una hora más tarde del programa inicial y un día después de que el general Kenneth McKenzie anunciara el final del conflicto bélico más largo de Estados Unidos.

Acabar la última "guerra eterna" surgida de los atentados del 11 de septiembre de 2001 fue una de las mayores promesas electorales de Biden. Idea que era abrumadoramente apoyada por la opinión pública.

Pero tras 2.356 muertes de militares estadounidenses, muchos miles de heridos y un gasto estimado de 2,3 billones de dólares, la ofensiva en Afganistán para derrocar a los talibanes termina con los mismos insurgentes regresando al poder.

Vea también: La foto del último soldado estadounidense en salir de Afganistán

Y para muchos la retirada, que culminó con un solitario avión despegando a medianoche de Kabul con las últimas tropas y diplomáticos, realmente equivale a una derrota impactante. Biden, dueño de esa derrota, se encuentra ahora en un territorio políticamente peligroso. 

Después de dos semanas de vuelos de evacuación, un esfuerzo titánico empañado por un atentado suicida que mató a 13 militares estadounidenses y decenas de afganos. El Pentágono y el Departamento de Estado anunciaran el final de la intervención el lunes.

El domingo, el mandatario había recibido los ataúdes que contenían los restos de esos 13 militares abatidos, los últimos estadounidenses uniformados que murieron en una guerra no deseada por sus compatriotas desde hacía ya mucho tiempo. 

El lunes, el presidente apareció brevemente en público, durante una reunión virtual con funcionarios para discutir la respuesta al huracán Ida, pero no aceptó preguntas de los periodistas. 

Y cuando el Pentágono anunció que el último avión había partido de Kabul, Biden emitió solo una declaración escrita pidiendo una "oración de agradecimiento" a las fuerzas estadounidenses.

Lea además: Los últimos momentos con vida del patrullero Ocampo tras ser atacado en Suba

Con su discurso esta tarde en la Casa Blanca, Biden tendrá la oportunidad de explicar su visión. 

Los republicanos, encabezados por Donald Trump, el siempre crítico predecesor de Biden, describen la salida como un fracaso humillante, una derrota que supera incluso a la evacuación de Saigón de 1975 y una señal para el mundo de que EE.UU. se ha rendido. 

Es probable que el mandatario presente un argumento bastante diferente, que acabar una guerra al otro lado del mundo nunca será lindo y que es el primer presidente en 20 años con el coraje de llevar a cabo lo que todos sabían que tenía que suceder.

¿Victoria o derrota? 

Si bien la salida de Afganistán tenía apoyo popular, la forma en que se concretó sorprendió a los estadounidenses. 

El caos comenzó con el repentino colapso del ejército afgano entrenado por Estados Unidos, lo que permitió a los talibanes desplegarse por todo el país prácticamente sin obstáculos. 

Lea además: Jefe de la OTAN promete no olvidar a los afganos que no pudieron ser evacuados

Ese cambio abrupto en el equilibrio de poder dio lugar a un extraordinario operativo de evacuación que duró dos semanas, en el que unas 120.000 personas, la mayoría aliados afganos, fueron trasladadas fuera del país por avión.

No faltan las críticas sobre cómo se ejecutó esta operación. 

Hasta 200 ciudadanos estadounidenses pueden haber quedado varados en suelo afgano por no haber podido llegar al aeropuerto de Kabul.

El atentado suicida que mató a los 13 militares fue especialmente cruel, dado que cinco de las víctimas tenían solo 20 años, apenas habían nacido cuando comenzó la guerra. 

Y el hecho de que toda la evacuación se hizo porque los talibanes lo permitieron fue una dolorosa constatación de la realidad. 

Le puede interesar: Deseé no haber nacido en este país, soy como una prisionera: periodista afgana

Pero Biden responderá que lo que pasó fue una victoria. "Los últimos 17 días han visto a nuestras tropas ejecutar el puente aéreo más grande en la historia de Estados Unidos, evacuando a más de 120.000 ciudadanos estadounidenses, ciudadanos de nuestros aliados y aliados afganos de Estados Unidos". 

"Lo han hecho con un coraje, profesionalismo y determinación incomparables", destacó. 

En esa declaración, también reiteró las garantías de los funcionarios estadounidenses e internacionales de que los talibanes acordaron permitir la salida de aquellos que todavía permanezcan en Afganistán. 

Para el presidente, esto no fue un fiasco, sino un audaz escape de una pesadilla. 

Más información: Estados Unidos retiró sus tropas de Afganistán tras 20 años de intervención

El choque de narrativas podría determinar el mandato del demócrata, y el discurso de la tarde en la Casa Blanca será su oportunidad para defender sus argumentos.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.