Internacionalseptiembre 12, 2021hace un mes

Papa Francisco llegó a Eslovaquia para una visita oficial de cuatro días

El lunes, Francisco tiene previsto reunirse con miembros de la comunidad judía, incluidos los supervivientes del Holocausto. 

Foto: AFP (Remo Casilli) Papa Francisco llegó a Eslovaquia para una visita oficial de cuatro días

El papa Francisco llegó a Eslovaquia este domingo, tras una breve escala en Budapest, para una visita oficial de cuatro días en la que se reunirá con supervivientes del Holocausto y miembros de la comunidad gitana. 

El pontífice, que abogó por la "apertura" hacia los demás tras su encuentro con el líder húngaro Viktor Orban, fue recibido en Bratislava por la presidenta eslovaca Zuzana Caputova. 

Para marcar su llegada, las campanas de las 2.627 iglesias católicas del país repicaron al unísono cuando su avión aterrizó. 

El lunes, Francisco tiene previsto reunirse con miembros de la comunidad judía, incluidos los supervivientes del Holocausto. 

Vea también: "Ni se me pasó por la cabeza", dice el papa Francisco sobre rumores de su renuncia

El martes viajará a las zonas más pobres del país, donde se reunirá con miembros de la comunidad gitana, y el miércoles regresará a Bratislava para dar una misa al aire libre en el lugar de peregrinación de Sastin, antes de volver a Roma. 

Eslovaquia es uno de los países menos vacunados de Europa (solo la mitad de los adultos lo están totalmente, frente a más del 70% en el conjunto de la Unión Europea). 

En un principio, el gobierno había decidido reservar todos los eventos para los vacunados, lo que provocó descontento y un bajo número de reservas.

Le puede interesar: Papa Francisco enviará 200.000 euros para ayuda humanitaria en Haití

El papa Francisco lanzó un llamado este domingo para que la gente sea más "abierta" a los demás, durante la misa de clausura de un congreso religioso internacional y tras haberse reunido con el líder soberanista Viktor Orban.

Orban, que se presenta como un baluarte contra la "invasión musulmana" en Europa, le regaló al papa la copia de una carta de 1250 de un rey húngaro, enviada al papa de aquel entonces y en la que le pedía la ayuda de Occidente contra los guerreros tártaros que amenazaban la Hungría cristiana.

Lea además: Papa Francisco acepta renuncia de obispo brasileño en medio de escándalo sexual

"La cruz exhorta a mantener firmes las raíces, pero sin encerrarse; a recurrir a las fuentes, abriéndose a los sedientos de nuestro tiempo", dijo el papa. "Mi deseo es que sean así: fundamentados y abiertos, arraigados y respetuosos", insistió.

Ante los obispos, lanzó un mensaje similar. Frente a la "diversidad", pidió que "se abran a los demás" en lugar de "encerrarse en una defensa rígida de nuestra, digamos, identidad".

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí