Cambiemos el enfoque del fútbol femenino | Por: Carolina Fierro

Esta mentalidad machista del fútbol se comprueba cuando vemos el enfoque que clubes, dirigentes, autoridades y figuras dan a este deporte en femenino.

15 Feb 2021 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Carolina Fierro*
@CaroFierroVal en Twitter

La discriminación al fútbol de mujeres comienza desde pequeñas. Sí, desde que las niñas de 6,7,8 años quieren jugar fútbol son rechazadas y excluidas en los recreos porque los niños no conciben aún que las niñas quieran jugar fútbol también.

Lo anterior lo supe por mi entrevista a Juliana, una niña hermosa de 9 años quien tiene claro que va a ser futbolista profesional.

Estudia en un colegio privado mixto en Bogotá, en donde --en teoría-- no existen diferencias entre niños y niñas y todos son tratados por igual, pero su deseo de practicar y jugar fútbol a toda hora no es fácil. No por el colegio, sino por sus mismos compañeros de clase que no dejan que esto pase tranquila y naturalmente.

Así habrá muchos casos en muchos otros colegios de Colombia, públicos y privados, en donde las jugadoras deben aprender a sentirse excluidas de este juego que es “exclusividad de los hombres”.

Pareciera una situación exagerada, pero esta mentalidad machista del fútbol se comprueba en otra dimensión cuando vemos el enfoque que clubes, dirigentes, autoridades y figuras dan a este deporte en femenino.

Sí, es cierto que los torneos masculinos llevan décadas realizándose y el femenino es mucho más joven. Pero precisamente por eso, porque está naciendo es porque debería apoyarse desde el inicio para poco a poco ir rompiendo estereotipos, barreras mentales y límites actitudinales que dominan el varonil mundo del fútbol.

En un mundo donde estamos viviendo cientos de cambios en cuanto a la mujer, el fútbol es una dimensión en la que cambios tangibles y concretos se pueden lograr en la búsqueda de una sociedad más igualitaria. Veamos:

El gobierno, a través del Ministerio del Deporte, afortunadamente sí ha destinado recursos para apoyar el fútbol femenino y es su obligación seguirlo haciendo cada vez más.

Las empresas privadas, de cualquier sector, en donde ahora se gestan procesos de transformación para la igualdad de género, podrían incluir dentro de sus programas de responsabilidad social el apoyo a equipos de niñas y mujeres porque así también se está logrando un cambio.

Los equipos profesionales que tienen los dos componentes y apoyan al femenino deben involucrarlo para que en época de crisis económica no vean a su división femenina como la que se puede sacrificar para salvar al club.

Los directivos del fútbol del país tienen una gran responsabilidad en cambiar el enfoque de subvención a las niñas futbolistas para transformarlo en una poderosa liga naciente que en un futuro dará frutos económicos como muchos los esperan.

Por último: papás de niños, en sus manos está también el cambio de actitud de sus hijos jugadores hacia las niñas futbolistas. Solo así podremos cumplir el anhelo de miles de niñas que, como Juliana, sueñan con ser futbolistas profesionales y ser tratadas igual que las grandes figuras masculinas del mundo.

*Politóloga

Noticias RCN Google News

NoticiasRCN.com

Te puede interesar