Tendenciasmayo 21, 2022hace un mes

El eco de la guerra en Ucrania resuena en el Festival de Cannes

Cineastas y miembros de la industria ucranianos han pedido al festival suprimir cualquier participación que provenga de Rusia.

Festival de Cine de Cannes relata los horrores de la guerra en UcraniaFestival de Cine de Cannes relata los horrores de la guerra en Ucrania/Foto: AFP.

Los ecos de la guerra en Ucrania siguieron resonando con fuerza este jueves en el 75º Festival de Cannes, con polémica en torno a la presencia del director ruso Kirill Serebrennikov y un documental póstumo sobre la ciudad mártir de Mariúpol.

Dos días después de la apertura del certamen, con un mensaje videograbado del presidente ucraniano Volodimir Zelenski, Cannes comprobó de nuevo que abrir la puerta a la actualidad tiene consecuencias inesperadas.

"Creemos realmente que todo lo que es ruso tiene que ser suprimido", dijo a la AFP Andrew Fesiak, productor ucraniano de filmes.

El productor aludía a Serebrennikov y a su película "La mujer de Chaikovski", que compite por la Palma de Oro, y que aborda sin tapujos la homosexualidad del compositor ruso, un ídolo en su país.

Vea también: Cannes se prepara para la cita mundial del cine: ¿qué hay para ver?

Serebrennikov es un cineasta enfrentado al régimen de Vladimir Putin, que lo condenó por desvío de fondos. Exiliado en Berlín, el miércoles emocionó al público en la sala con un "¡No a la guerra!", proclamado con fuerza.

Serebrennikov "no es un opositor, en absoluto", considera sin embargo Fesiak. "Toda su carrera ha sido financiada con el dinero del gobierno ruso", añadió.

El director ruso, cuya película fue recibida con aplausos, tuvo que contestar repetidas veces a preguntas sobre esa financiación en rueda de prensa. En entrevista con la AFP, Serebrennikov precisó que su filme estuvo financiado "por empresas independientes rusas" y por "fondos europeos".

Para Andriy Khalpakhchi, director del festival internacional del filme de Kiev Molodist, no existen "rusos buenos" en este momento.

Le puede interesar: La millonaria cifra que pagaron por el primer desnudo conocido de Miguel Ángel

"Entiendo por qué dicen lo que dicen. Entiendo que están en una situación terrible, que hay gente que pierde su vida, su casa (...) Para ellos, es incluso difícil oír el idioma ruso", declaró Serebrennikov, conocido por sus posiciones favorables al colectivo LGBT+ en Rusia, que le han granjeado problemas.

La posición de un "boicot total", más allá de las delegaciones oficiales rusas, que están prohibidas en Cannes, es defendida por sectores ucranianos "ultras", advirtió el pasado lunes el delegado general del festival, Thierry Frémaux, para quien la polémica está zanjada.

Mariupolis 2 y el horror de la guerra

Cannes pudo por otro lado revivir de forma cruda el horror de la guerra con la presentación de un documental, "Mariupolis 2", del director lituano Mantas Kvedaravicius, que pagó con su vida el rodaje.

De casi dos horas de duración, el documental fue montado a contrarreloj por su equipo, tras la muerte de Kvedaravicius el 30 de marzo, a manos de las tropas rusas.

Lea además: El testimonio que confirmaría que Johnny Depp era celoso y controlador

"Era importante para él demostrar la vida y la gente en tiempo de guerra, más que la guerra", explicó a la AFP su novia, Hanna Bilobrova, que montó el documental.

"Cuando oímos hablar del asedio de Mariúpol, sabíamos que aún había vida, y él dijo: 'tenemos que ir'", añadió la joven, con la voz rota por la emoción.

Kvedaravicius había estado en Mariúpol, una ciudad portuaria a orillas del mar de Azov, cuando estalló el levantamiento de la minoría rusófila en la región del Donbás.

El cineasta regresó en febrero de 2022 para reunirse con las personas que había conocido y filmado años antes.

Sin voz off ni música, el documental ofrece una mirada desnuda, de largos planos filmados principalmente dentro y fuera de una iglesia de la ciudad, con un grupo de refugiados, habitantes de Mariúpol que se resisten a abandonar el municipio.

Arriesgando sus vidas, los hombres y mujeres de la iglesia salen en busca de víveres, de ropa, bajo el ruido incesante de las bombas, los disparos, a veces lejos, a veces cerca.

Los refugiados en la iglesia creen que la protección divina les salvará de las bombas. En un momento del documental, un responsable local les pide que se vayan para poder cerrar el templo. Los que están dentro se niegan, y al espectador solo le queda adivinar qué sucederá con esa gente.

Un director novel ucraniano, Maksim Nakonechnyi, y un veterano, Sergei Loznitsa, han sido invitados por el certamen para presentar respectivamente sus obras en los próximos días.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.