Bogotáfebrero 09, 2021hace 2 años

Trasladar a los fallecidos por covid, un trabajo al que pocos se atreven

Noticias RCN estuvo a bordo de un carro fúnebre, labor donde los conductores tanatólogos reconocen que han sido agredidos mientras prestan sus servicios.

Un equipo de Noticias RCN estuvo a bordo de un carro fúnebre, labor donde los conductores tanatólogos reconocen que han llegado a ser agredidos mientras prestan sus servicios, todo esto en el transcurso de la pandemia.

Vea también: Así cambió el covid-19 la forma en que se da el último adiós a los muertos

Es una mañana como todas en una de las funerarias más reconocidas de Bogotá, todos trabajan recibiendo solicitudes para servicios fúnebres, entre ellos Luis Villalobos y Jhoan Molina, quienes hacen equipo y tienen como función trasladar a los fallecidos por covid-19.

Uno de los primeros lugares al que entramos fue al cuarto donde están los ataúdes. “La diferencia con los [cofres] no covid es que estos tienen manija, ventana y vidrio para ver al fallecido, los [cofres] covid no tienen manija, ni llevan vidrio, son totalmente cerrados”, dijo Luis Villalobos, conductor tanatólogo quien lleva 13 años en el oficio.

“Se siente miedo, pero contamos con la capacitación que nos da a la empresa para atender la pandemia”, sigue explicando Luis, quien, en medio de la entrevista recibió una llamada donde le informan que acaba de ser programado para un traslado, un fallecido por coronavirus.

Le puede interesar: ¿Cuál es el protocolo funerario de las personas que fallecen por coronavirus?

Para Luis, estos últimos 12 meses han sido los más difíciles, no solamente por el trabajo, también debido a las familias que han perdido un ser querido por el virus, tragedia de la que él no escapó. “Lo más difícil fue el caso de mi suegra, que la decretaron como covid-19 y no pudimos asistir, tuvimos que adoptar todos los protocolos existentes”, relató.

Ya a punto de partir en el carro fúnebre, que se caracteriza por ser sombrío, el compañero de Luis, Jhoan Molina, quien se desempeña como asistente funerario, revisa el protocolo. “Es un kit que nos entrega la empresa para retirar un fallecido; viene una bolsa donde ingresamos el cuerpo ya embalado que nos entrega el hospital (…) antes de ingresar a la morgue nos colocamos nuestros tapabocas N95, un par de guantes de látex, unas mangas y otros guantes”.

Jhoan tiene 20 años y ha trabajado durante los últimos 12 meses como asistente funerario. “A veces, en medio del dolor, la familia no entiende que no se pueden reconocer a su ser querido fallecido, ha pasado que nos golpean e incluso una vez destaparon el cofre” destacó.

Lea además: El drama de la médica que tuvo covid y perdió a su madre por el virus

Ambos trabajadores reconocen lo difícil que es ver cuando fallece un ser querido y no poder darle los actos fúnebres correspondientes para despedirlo, como tradicionalmente se hace, debido a la pandemia.

Carlos Arturo Albino - NoticiasRCN.com

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.