Colombiaagosto 01, 2022hace 19 días

Entrevista: así es un día del presidente Iván Duque a una semana de entregar el poder

José Manuel Acevedo, director de Noticias RCN, recorrió durante 14 horas tres regiones junto al presidente Iván Duque para hacer un balance de su gestión.

En el Palacio de Nariño

Iniciamos el recorrido con el presidente Iván Duque en el Palacio de Nariño. Hablando en confianza, el mandatario nos contó que duerme muy poco y que, por lo general, se despierta a las 4:30 a. m. Lo primero que hace es tomar el teléfono e iniciar con su agenda.

“Lo primero que siempre hago es llamar al general Navarro, llamo ahora el general Moreno, llamaba al general Zapateiro, al general Vargas”.

Otra de las cosas que hace desde temprano es el “reposo, después me preparo un buen cafecito”.

En materia personal, considera que lo más duro del cargo es sacrificar el tiempo de calidad con su familia, siente que dejó de ser esposo y papá por ser presidente. “Tristemente porque es mucho el tiempo también que uno dedica a esta labor, que es tan demandante, y claro, esa parte es dura porque los niños estaban chiquitos, entonces el tiempo de calidad se va reduciendo”.

Manifiesta que una vez deje de ser el residente de la Casa de Nariño, de las cosas que extrañará serán la gente. "Lo siento así, y los funcionarios, las personas que están en el cuidado de la familia presidencial, el equipo de seguridad, los muchachos de la guardia presidencial, ha sido una relación muy bonita, muy muy cercana, entonces les voy a extrañar”. Definitivamente, lo que no extrañará, señala, es que “hay momentos de la vida presidencial que son un poco aburridos; a veces tener que lidiar con tanta mezquindad política”.

Hoy mi satisfacción más grande es que enfrentamos la peor de las crisis, la peor, una pandemia, las consecuencias de la pandemia, migración, huracanes

El presidente Duque añadió que Colombia hoy día, en comparación con otras naciones, crece en materia económica, en la lucha contra la pandemia con la vacunación; en la recuperación del empleo, temas ambientales, energéticos, en infraestructura, "que era mi mayor angustia, que la pandemia no nos drenara el plan de gobierno" y según agregó, siente que lo anterior se logró gracias a que se encomendó, y es devoto, a la Virgen de Chiquinquirá.

El trabajo para el presidente no para, ni siquiera mientras va en el carro. Aunque hace mucho no le toca un trancón, no desaprovecha el tiempo y sigue trabajando: “hago llamadas, a veces leo algunos documentos y también de vez en cuando, cuando uno está en esas jornadas que son muy intensas, yo hago micro sueños”. Mientras hace sus cosas aprovecha para escuchar a Morat, “me enganché con Morat hace ya mucho rato por cuenta de mi hija, pero también rockcito ochentero, que me gusta mucho, hard rock de los 80”.

Le puede interesar: “Jamás se me ocurrió renunciar”: minsalud y el balance en medio de la pandemia

Viajando hacia Antioquia 

Luego de la charla en el Palacio de Nariño, nos dirigimos a Catam para abordar el avión presidencial. Estando allí, Iván Duque recordó uno de los episodios más duros mientras iba en la aeronave. Se dirigía a Chocó y cuando llegó a Quidbó, recibió una trágica noticia: el atentado contra la Escuela de Cadetes.

“Creo que no he contado esta historia tal cual, pero yo vivía en mi casa, vivimos en nuestra casa con María Juliana, los niños, 18 meses de gobierno, y esa semana, esa mañana, yo me levanté muy temprano, me metí a la ducha y me entró un pensamiento y dije: ‘qué hubiera hecho yo si me hubiera tocado la bomba de El Nogal’.

Entonces me quedé pensando en el tema, desayuné, me monté al carro, y en el carro seguía con el mismo tema en la cabeza”, recuerda el presidente.

Luego “llegamos a Catam y salíamos de ahí para Quibdó, íbamos en el avión de la Fuerza Aérea, venía con nosotros el periodista norteamericano Bryant Winter, y yo saqué un blog y seguía con el tema en la cabeza, como llevando una lista de lo que haría”.

Al aterrizar en la capital del departamento, “inmediatamente llegó María Paula Correa, que era en ese entonces secretaria privada, y me dice: ‘hubo un ataque terrorista en la Escuela de Cadetes General Santander’”.

Sin dudarlo, el presentimiento que tuvo por esos días se materializó. En ese momento, cuenta, tuvo que regresar de inmediato a Bogotá con la cúpula militar y se dirigió a la Escuela, donde "todo lo que había escrito esa mañana lo pusimos en práctica”, aseguró.

Precisamente, los perpetradores de ese atetado buscan negociar la paz con el nuevo gobierno. Frente a esto, el mandatario cree que sus intenciones no son genuinas. 

Yo, creo que el ELN nunca ha tenido verdadera voluntad de paz, no la tiene. Para ellos, las negociaciones de paz siempre son una oportunidad para fortalecerse

Cambiamos de tema. Ahora, estando en Manta, un bello municipio antioqueño, le preguntamos sobre las críticas que recibió de algunos sectores que afirmaban que tenía poca “conexión” con el pueblo.

“¿Desconexión haber protegido 4 millones de colombianos en un momento tan difícil, desconexión la matrícula gratis, desconexión haberles traído a muchos de estos municipios vías terciarias como nunca?”, respondió.

De igual forma, contestó a quienes aseguran que era un presidente arrogante: “yo me la paso escuchando a la Colombia profunda, que yo no haya escuchado a unas élites en Bogotá que se sintieron dueñas de Colombia durante mucho tiempo, eso puede ser verdad, y si para ellos eso es arrogancia, entonces que se queden con esa imagen”.

Puede ver: “Nuestro principal propósito era reactivar el sector”: Angélica Mayolo y su gestión como mincultura

Los jóvenes y su gobierno

Las protestas durante el periodo presidencial de Iván Duque fueron una constante. Los jóvenes se tomaron las calles en diferentes ciudades del país. Para el presidente muchos fueron “adoctrinados" en contra suyo y de sus políticas.

Pero para él, los hechos hablan: “¿cuál fue el gobierno que sacó adelante la elección de los Consejos de Juventud? Este. ¿Cuál fue el gobierno que quintuplicó Jóvenes en Acción? Tenía 27.000 jóvenes y lo vamos a dejar con más de 700.000”. 

Rumbo a los Montes de María

Salimos de Antioquia y nos dirigimos a Cartagena para después ir a El Salado. A propósito de los hechos de violencia que azotaron una zona del país como esa, le preguntamos al presidente si considera que le quedó faltando algo en materia de paz.

Siempre he creído en la paz. Lo que pasa es que el concepto de paz que yo he tenido nunca ha sido el del sometimiento del Estado a la presión de los delincuentes

Afirma que cree en “una paz con verdad, con justicia, con reparación y con no repetición, pero también creo en una paz que parte de la base donde los criminales teman al Estado, no donde el Estado les tema a los criminales”.

Polémica por los OCAD paz

¿Hubo corrupción con la plata de la paz?, cuestionamos al presidente luego de la polémica por los OCAD paz. Frente al tema, sostiene que “la plata de la paz ha llegado a récords, 48 billones de pesos”.

“Se suscitó una discusión con respecto a los OCAD paz, donde alguien decía que habían pagado unos supuestos peajes para que se aprobaran proyectos y resulta que ahí, en esos proyectos, había vistos buenos técnicos de los ministerios, había revisión de requisitos por parte del DNP, acompañamiento de la Contraloría y una votación colegiada”, explica Duque.

Amplíe: Corte Suprema abre indagación a tres congresistas por hechos OCAD paz y llama a Archila

Estando en El Salado

Al llegar a El Salado nos encontramos al ministro de Defensa, Diego Molano, donde recordamos el atentado que sufrió el presidente en el helicóptero en el que se dirigía a Cúcuta.

“Veníamos todos de Tibú y había pasado algo extraño. En Tibú el ambiente estaba raro, acortamos el evento y salimos hacia Cúcuta. En el cono de aproximación empezamos a sentir unos impactos”, recuerda Duque, quien en ese momento le dio la palabra al mayor Pinzón para que continuara relatando el suceso. 

“Estábamos en el tramo final de aproximación, en el último cuarto, 300 pies aproximadamente ya al umbral de la pista, sentimos el primer rafagazo, sentimos los impactos, inmediatamente comenzamos a mirar qué estaba pasando y sentimos un segundo rafagazo”.

Quisimos aprovechar la visita a El Salado para preguntarle al mandatario, cuatro años después, cuál es el problema más grande que ha tenido Colombia y que se tiene que resolver.

El problema más grande que tiene Colombia se llama narcotráfico. No es un tema de si hay legalización no, es un cáncer porque es de lo que se alimentan los grupos armados

Al llegar al final de este recorrido quisimos que el presidente hablara de lo que se arrepiente durante su gestión. Sobre esto, señala que “hay cosas que uno reflexiona y hubiera podido hacer mejor”.

“Creo que, y lo he dicho públicamente, me hubiera gustado agotar cuando presenté las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP, me hubiera gustado tener la posibilidad de agotar la conversación con la oposición, eran más de 159 artículos, solamente seis objeciones. Se hubiera podido lograr un gran consenso”, cree.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.