Colombiajulio 04, 2021hace un año

Los hombres que tenían todo para ser presidentes y fueron asesinados en tiempos de la Constitución del 91

Para el periodista Raúl Gutiérrez "la constitución del 91 se escribió con la sangre de líderes políticos con vocación presidencial".

No solo la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente marcó la historia política de Colombia hace 30 años, sino que también fue una de las más sangrientas épocas por las que atravesó el país. Varios líderes políticos con vocación presidencial fueron asesinados.

Diría que la Constitución política de 1991 se escribió con la sangre tibia de los cadáveres de Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro Leongómez y Luis Carlos Galán Sarmiento”, afirma Raúl Gutiérrez, reportero político.

En las bóvedas del cementerio central en Bogotá está sepultada parte de la democracia colombiana. Los hombres que tenían todo para llegar a ser presidente de Colombia están allí, fueron asesinados. Aunque sus nombres hoy suenen desconocidos, hacen parte de la historia del país.

Lea también: Las anécdotas detrás de los 380 artículos de la Constitución de 1991

Luis Carlos Galán Sarmiento, emblemática figura liberal, fue asesinado en la plaza principal de Soacha el 18 de agosto de 1989.

“Luis Carlos Galán estaba predestinado a ser el presidente de la República. Con unas ideas de origen liberal, pero con una nueva forma de ver la democracia”, asegura Carlos Ruiz, periodista político. 

Jaime Pardo Leal fue el candidato por la Unión Patriótica para las elecciones de 1986. Su votación fue histórica para la izquierda. Fue asesinado el 11 de octubre de 1987

Bernardo Jaramillo Ossa, candidato por la Unión Patriótica para las elecciones de 1990, fue asesinado por un niño de 16 años contratado como sicario en el aeropuerto El Dorado de Bogotá en marzo de 1990.

Vea además: Los cinco aspectos de la Constitución que expertos consideran letra muerta

“Bernardo Jaramillo era en realidad un muchacho de muchas ilusiones. Era una persona muy joven con un ímpetu que llegó a transformar unos moldes de la izquierda", sostiene Ruiz. 

Carlos Pizarro Leongómez, el líder del M-19 y candidato a las elecciones de 1990, pactó la paz con el Gobierno del presidente Virgilio Barco. Fue asesinado en pleno vuelo cuando viajaba a Barranquilla, el 26 de abril de 1990.

“Carlos Pizarro había hecho de la revolución, de la forma libre de pensar, una bandera", recalca Gutiérrez.

Álvaro Gómez Hurtado, hijo del expresidente Laureano Gómez y expresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, fue candidato a la presidencia de la República. Su asesinato se dio el 2 de noviembre de 1995. El crimen no se ha esclarecido.

“Álvaro Gómez Hurtado se convirtió en una especie de Adalid de una nueva democracia colombiana", recuerda Carlos Ruíz. 

Tristemente la política y la violencia han convivido por años en Colombia y es justamente la historia que no puede repetirse. La Constitución del 91 debería ser la garantía para que las balas no apaguen las ideas.

Le puede interesar: Constitución Política de Colombia: ¿después de tres décadas necesita una reforma?

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.