Colombiadiciembre 11, 2022hace 2 meses

La intimidad de los últimos días de Gabriel García Márquez en palabras de su hijo

En abril de 2014 murió Gabriel García Márquez, el escritor que hace 40 años puso a vibrar a los colombianos con su premio Nóbel.

En 2021 fue publicado el libro 'Gabo y Mercedes: Una despedida', la crónica escrita por Rodrigo García sobre los últimos días del único Nóbel de Literatura colombiano.

Y es que de qué otra manera podrían describirse los últimos días del genio de la literatura sino a través del corazón de su hijo mayor.  Quién más autorizado para adentrarse en la casona de la Calle Fuego, en el Distrito Federal, que un testigo de excepción de los más resguardados del Nobel. Quién sino él capaz de escribir el más honesto y conmovedor texto que tenía como misión, ni más ni menos, que relatar el desenlace inevitable de la vida de su papá: Gabriel García Márquez.

Los últimos días del genio

Rodrigo, con valentía, asume el doloroso deterioro de la salud del escritor que le va marcando a la familia el camino de la muerte. La mente cansada que ya no recuerda casi nada, al genio de las letras le cuesta hilar las palabras, sostener una conversación para el creador de ‘Macondo’ era ya un imposible. La realidad se le iba entre las manos.

“Al principio empieza a haber algunos olvidos que son muy propios de la edad, como no recordar en qué año sucedió algo, se le escapa el nombre de alguien o de algún autor, algún actor que quiere hacer referencia. Las primeras veces es imposible saber si es una cuestión de olvido de la edad”, relata el hijo mayor de García Márquez.

Vea además: El día en que Colombia le mostró al mundo cómo se celebra: así recibió el Nobel Gabriel García Márquez

Con el paso de los días, Gabo se tranquiliza, parece entender que ese viaje no tiene vuelta y que la vida se le apaga sin remedio.

“Pero fue un proceso muy largo, fue una etapa muy dura, es esa edad donde ya está la sensación de constante olvido, de que la realidad es algo que se te va entre las manos, las palabras faltan; entonces eso le creaba mucha ansiedad y a nosotros también”, agrega.

Las páginas que sostienen el relato de Rodrigo García no solo describen los pasos del Nóbel hacia su destino final, también dibujan su vida a través de imágenes tan simples como reveladoras. Las de Mercedes, los hijos, los nietos, el patio de siempre, los adorables años de juventud.

Lea también: La clave de un amor de más de 50 años: Gabriel García y Mercedes Barcha

Una premonición lapidaria

Un Jueves Santo, que Gabriel García Márquez describió inocentemente décadas atrás en su obra cumbre. El escritor víctima de su propio invento, uno de sus personajes que lo acecha para recordarnos cuánto de cierto puede haber en la fantasía de una mente brillante. Así lo cuenta Rodrigo:

La única palabra que se me ocurre es casualidad o una coincidencia...

"El día que Gabo murió, a las pocas horas de morir, un pájaro entró a la casa, chocó contra una ventana y cayó muerto donde Gabo se solía sentar. Luego, una amiga de Mónica, la asistente de Gabo; le escribió para recordarle que 'Úrsula Iguarán' también había muerto un Jueves Santo. Y Cien Años de Soledad dice que ese día, un día muy caluroso, los pájaros se metían a las casas, se desorientaban, se chocaban y caían muertos”.

Le puede interesar: El lugar que vio nacer a Gabriel García Márquez y a Cien Años de Soledad

Ese 17 de abril de 2014 se había ido el primer miembro del club. Solo unos años después se iría Mercedes y ahora solo quedan los hermanos herederos de semejante legado, un legado perfectamente resumido en una frase escrita por Rodrigo García que se convierte en el merecido epílogo para el maestro:

“El viaje desde la Aracataca en 1927 hasta este día del 2014 en Ciudad de México es tan largo y extraordinario como se puede emprender, y esas fechas en una lápida ni siquiera podrían pretender abarcarlo. Desde mi punto de vista, es una de las vidas más venturosas y privilegiadas jamás vivida por un latinoamericano. Él sería el primero en estar de acuerdo".

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.