Colombiamarzo 28, 2022hace 5 meses

¡Inaudito! Agua contaminada, lo único que tienen en La Guajira para preparar alimentos de niños

El agua sucia es la única opción con la que cuentan en los precarios colegios para cocinar los alimentos. Además, la usan como base para los jugos y coladas.

Noticias RCN conoció que, en un colegio en la alta Guajira, los alumnos viven una historia lamentable. Como no tienen agua potable para preparar los alimentos, los deoncentes deben cocinar con agua que sacan de un pozo contaminado. 

Además, aseguran que las raciones que les entregan por parte del Programa de Alimentación Escolar son muy pequeñas y muchos permanecen con hambre. 

Lea, además: Bebé de nueve meses murió por problemas asociados a la desnutrición en La Guajira

Es por esto por lo que Keyla Epiniayu y el profesor Jorge, diariamente salen a buscar el agua del jaguey para preparar el complemento alimenticio que entrega el programa cada 30 días.

De regreso con los baldes, se disponen a hacer algo que para otros sería impensable, colar el gua en mal estado con una vieja franela y dunas de cactus para tratar de potabilizar el líquido. Sin embargo, nada puede ocultar su contaminación. 

El agua sucia es la única con la que cuentan para preparar los alimentos de los estudiantes y la usan como base para los jugos y coladas. 

“Lastimosamente nos encontramos en una situación caótica, estresante. No es sólo una situación difícil para el ser humano sino también para nuestros animales, que día a día de la sed se mueren”, señaló Jorge Eduardo Bernier, docente. 

Los otros problemas a los que se enfrentan los niños

Sin embargo, el agua no es lo único que escasea en esta institución de la alta Guajira pues en ocasiones, el complemento para los niños es de 30 gramos de chivo, un bollo y chicha, no les alcanza para más e incluso, para la mayoría, es el único alimento que reciben durante el día. 

“El agua que traemos del pozo genera enfermedades digestivas en los niños”, agregó Enrique González, autoridad tradicional de Palicee. 

Como si fuera poco, el agua en mal estado y la poca comida no son los únicos problemas a los que se enfrentan estos menores. Cuando llegan al colegio, los niños deben compartir las sillas con sus compañeros y algunos deben recibir las clases en el piso porque no cuentan con puestos adecuados. 

“Pedimos que en lo posible se decrete una calamidad pública o una emergencia sanitaria y educativa porque es urgente y necesario en este momento”, añadió Isidro Ibarra, docente.

Son cerca de 3.200 estudiantes de 28 sedes del colegio Etnoeducativo Isidro Ibarra Fernández los que reciben sus alimentos con agua en mal estado, tienen que comer poco porque no hay más, o que deben recibir sus clases en el suelo, y lo peor de todo es que no hay una solución. 

Vea también: La historia del profesor que a toda costa busca que sus estudiantes sean bilingües

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.