Deportesjunio 26, 2022hace 3 meses

Greg LeMond no deja de levantarse del asfalto

Cuando su carrera brillaba, le dispararon por accidente en la espalda. Se recuperó y volvió a ser el mejor. Ahora lucha contra una leucemia.

El estadounidense Greg LeMond fue tres veces campeón del Tour de Francia.El estadounidense Greg LeMond fue tres veces campeón del Tour de Francia. / Foto: AFP

En 1987 el ciclismo era suyo. El año anterior había ganado el Tour de Francia. Estaba en forma plena y ya había ganado el Campeonato Mundial. Sus adentros, felices. Era todo perfecto. Estaba cazando en un rancho propiedad de su familia, en su natal California. El aroma era encantador y reía junto a su cuñado.

Lea también: Los cuatro minutos que definen a D10S

Llegó la tragedia. Su acompañante lo confundió con un alce y le disparó en la espalda. Greg LeMond cayó al suelo y perdió cerca del 65 % de su sangre. Un helicóptero, por casualidad, volaba por ahí y lo llevó a un hospital. Si no, hubiera fallecido. Después de un suceso así, era previsible que no volviera a correr. Lo importante era que volviera a vivir.

Vivió y corrió. Volvió a pedalear como si fuera el del 86 y en 1989, una de las mejores ediciones del Tour de Francia de la historia, le quitó la camiseta amarilla al local Laurent Fignon con una contrarreloj final antológica. El estadounidense fue campeón con ocho segundos de ventaja sobre un francés sorprendido por el desempeño del hombre que casi muere en un día de caza.

Y en ese 89, además, LeMond fue campeón mundial, una vez más. No paró. En el 90 alcanzó su tercer Tour, con más de dos minutos de diferencia sobre el italiano Claudio Chiappucci. En el 91, el español Luis Ocaña —ganador de la Vuelta a España 1970 y el Tour de Francia 1973— le tiró en la radio una sentencia a LeMond: “Mirad qué culo tiene, con ese culo no se puede ganar el Tour”.

No lo ganó. De hecho, el rendimiento del californiano comenzó a descender. Y aunque sus deseos estaban enfocados en la crono de los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, en el 94 confirmó la noticia: “Me retiro”. Los daños por los impactos que recibió su espalda no habían desaparecido. No obstante, podía vivir bien. Ya sin su amada bicicleta. Esa que no soltaba desde que se iba en ella a la escuela.

Lea también: Ladislao Kubala, “aquel chico de la pelota”

Después de convertirse en el primer ciclista no europeo en conquistar la carrera más prestigiosa del planeta, surgió otro estadounidense que parecía ser un extraterrestre. Lance Armstrong triunfó en siete Tours, que luego le arrebataron al comprobarse sus constantes dopajes, contra los que luchó, ya desde afuera de las carreteras, Greg LeMond.

Y Armstrong lo amenazó con hablar públicamente sobre los abusos sexuales que había sufrido cuando era niño. El propio LeMond se refirió a esas agresiones que padeció por parte de un pariente, quedó satisfecho con las sanciones a su compatriota y continuó con una existencia que recientemente le presentó otra dificultad.

“Me han diagnosticado una leucemia mieloide crónica. Afortunadamente es un tipo de cáncer que puede curarse y un tipo de leucemia que no pone la vida en peligro. Pasé por unas semanas con fatiga que me llevaron a someterme a un control, incluyendo análisis de sangre. Después de una serie de exámenes, y de una biopsia de la médula ósea, recibí el diagnóstico oficial el pasado viernes. El pronóstico a largo plazo es favorable”, informó recientemente.

Este domingo cumple 61 años y anhela acompañar al pelotón en la edición 2023 del Tour de Francia, el evento que no deja de hacerlo feliz.

Por: Sebastián Arenas / @SebasArenas10

Siga viendo: Nicolás Lapentti: “El tenis colombiano está en etapa de transición”

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.