Internacionalseptiembre 20, 2022hace 8 días

"Mi familia estuvo dos meses sin saber si estaba vivo o muerto": cómo Steeven López pasó ilegal a EE. UU.

El presunto caso de abuso sexual del que habría sido víctima por el profesor Fabián Sanabria de la Universidad Nacional fue el detonante de su decisión.

NoticiasRCN.com conversó con Steeven López, el joven estudiante de la Universidad Nacional que denunció haber sido víctima de abuso sexual por parte del profesor Fabián Sanabria. A partir de este evento, se inició un proceso judicial que derivó problemas de salud mental y algunas situaciones de inseguridad que se habrían presentado para atentar contra su integridad, López decidió huir del país, de manera ilegal, hacia Estados Unidos.

Aunque para Steeven López su travesía de Colombia a Estados Unidos seguramente fue menos traumática que la de otros migrantes que atraviesan pasos tan delicados y complejos como la selva del Darién, confesó, en detalle cómo fue todo su proceso para llegar a territorio norteamericano de la mano de un coyote.

Pero, ¿por qué irse a EE. UU. de esta manera tan peligrosa y sin garantías?

Parecía que era la única solución que iba a salvar y proteger mi vida.

Le puede interesar: Fiscalía acusó al docente Fabián Sanabria por presunto abuso sexual

El recorrido de Steeven López para llegar ilegalmente a EE. UU.

Su situación mental por el caso de abuso sexual lo llevó a decidir irse de forma ilegal hacia los Estados Unidos, por México.

En el momento en el que su mente se enfocó en que debía irse, comenzó a recibir ayudas económicas desde EE. UU., a través de redes sociales también recibió donaciones para lograr su propósito de escapar de Colombia. “Todo fue en cuestión de una semana. En tres días yo ya tenía reunido el dinero para irme”.

Pero, todo no fue color de rosa, pues en ese momento en el que comenzó a recolectar el dinero para su viaje comenzaron a circular rumores de que estaría recibiendo dineros de políticos, situación que podría incluso salpicar y entorpecer el proceso judicial contra el profesor Sanabria. Esta situación fue determinante para saber que estaba haciendo lo correcto.

Cuando finalmente López sale de Colombia comenzó la verdadera travesía:

“A mí me roban el mismo día que llegué a México, allí tenía pensado estar una semana, después de esto, en menos de 24 horas me fui a Estados Unidos”.

La historia de López es diferente a la de muchos otros migrantes que cruzan ríos y selvas. “Yo llego solo a Ciudad de México y en Juárez me encuentro con un coyote que se había coordinado desde Bogotá y él es el que me ayuda a salir. No tuve que saltar muros ni nada de eso”. 

Yo me fui del país buscando libertad.

Su experiencia con el coyote, afortunadamente, fue buena. Lo llevó a la frontera entre México y Estados Unidos sin altercados ni contratiempos, pero de allí en adelante, lo demás debía hacerlo solo.

Vea también: Caso Fabián Sanabria: Fiscalía tendría pruebas contundentes por abuso sexual

¿Qué pasa cuando un migrante pisa la frontera de manera ilegal?

Al tocar territorio estadounidense el migrante se entrega voluntariamente a las autoridades. “Yo mismo me entregué a ellos".

Pasé la frontera caminando. Nos suben a una patrulla, y nos llevan a El Paso de Texas sin derecho a ducharnos. Botan todas nuestras pertenencias y nos retienen encadenados, esposados como unos criminales”.

En El Paso permaneció tres días retenido. “Luego nos llevaron en un avión Louisiana, sin decirnos nunca para dónde íbamos, siempre esposados y encadenados en los pies. Allí entramos a una correccional y nos tenían allí como escondidos”.

En ese lugar pasó al menos 50 días esperando una respuesta por parte de las autoridades migratorias. En ese tiempo, vio cómo muchos de sus 73 compañeros fueron deportados y otros pocos admitidos. Allí encontró no solo la paz que buscaba y el lugar menos imaginado para reflexionar, sino también historias escabrosas y amistades que seguramente serán inolvidables.

Mi familia en un periodo de 50 días no supo nada de mí, no sabían si estaba vivo, si me había asesinado algún cartel, si había perdido la vida cruzando la frontera, no sabían nada.

El día 50, Steeven López fue solicitado por los agentes de migración para realizar la respectiva entrevista para determinar si entraba o no a los Estados Unidos. Era el último del grupo de 73 migrantes que lo acompañaron desde el día uno. Allí contó las razones que lo llevaron a atravesar la frontera de manera ilegal y buscar refugiarse en ese país. A ellos les entregó todos los detalles de lo que presuntamente ocurrió con su profesor de la universidad y cómo esta situación transformó su vida.

Una vez más López desnudó su tormentosa historia y en menos de 24 horas recibió la noticia de que había sido admitido para iniciar su proceso de asilo y fue dejado en libertad.

Lea, además: Migrantes a EE. UU. usan nueva ruta desde San Andrés para evitar la peligrosa selva del Darién

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.