Opinióndiciembre 28, 2021hace 20 días

A poner la mira en las elecciones del 2022

Los gremios económicos y medios de comunicación deben cerrar puertas a candidatos que no defienden la libre empresa o amenazan con expropiaciones.

La finalización de un año calendario es ocasión propicia para que cada uno reflexione no solo acerca de lo que fue el año que culmina sino, más importante aún, sobre lo que nos espera en el año 2022 y lo que podemos hacer para que este sea mejor para nosotros, no sólo en el ámbito personal y profesional sino como país.

Tengo la convicción de que debemos mirar el año 2022 con optimismo y que las preocupaciones que muchos han expresado acerca de lo sucedido primero en Perú y luego en Chile nos deben servir para movernos, reaccionar y asegurarnos que resulte elegido un candidato que defienda sin timideces ni titubeos el desarrollo económico, la libre empresa, la propiedad privada, la democracia, la institucionalidad y, desde luego, todo ello compaginado con la necesidad de reducir la desigualdad social y la pobreza.

Hace algunos meses plantee la necesidad de que el empresariado se involucrare aún más con la cuestión política. La invitación que suelen hacer y han hecho gremios económicos y medios de comunicación a los candidatos o precandidatos presidenciales para que expongan sus ideas, en un claro ejercicio democrático, es loable pero me pregunto si es la hora de dejar de invitar a aquellos que atacan los principios comentados. 

Lo digo por cuanto los sindicatos de trabajadores o sus federaciones jamás han invitado a las asambleas sindicales o a sus reuniones a candidatos que no profesen sus ideas. Ni se les ocurre. Solo dan cabida al candidato de sus preferencias y es al que impulsan y promueven en donde sea posible. ¿Es hora de devolverles con la misma moneda?

¿Alguna vez han visto a Fecode invitando a sus reuniones a los precandidatos que representan otras ideas, como Oscar Iván Zuluaga, Federico Gutiérrez, Sergio Fajardo, Juan Carlos Echeverri, Enrique Peñalosa, Alejandro Char, para mencionar solo a algunos? Jamás y no lo verán nunca.

Los gremios económicos, en cambio, al igual que buena parte de los medios de comunicación, les dan generalmente cabida a todos, bien sea que comulguen con sus ideas o no. Y ponen a su disposición, en el caso de los gremios, sus convenciones y asambleas de afiliados y, en el caso de los medios de comunicación, los micrófonos y su gran audiencia.

Mientras Fecode en nombre de su ideología cierra sus puertas a quienes piensan distinto a él, los gremios económicos y medios de comunicación se las abren a todos, incluso a quien ha manifestado necesitar 12 años continuos de gobierno para ejecutar su programa de gobierno, amenaza con expropiaciones o con cárcel a un importante dirigente o recibe dinero a hurtadillas en bolsa plástica de supermercado. En otro país bastaría esto último para acabar con la carrera presidencial del candidato. 

Con otras palabras, ni los gremios económicos ni los medios de comunicación han hecho un filtro de candidatos, que sería muy útil hacer pues no resulta razonable colocar sus espacios a disposición de quienes no lo merecen. Se dirá que por el hecho de estar alguien de primero en las encuestas hay que abrirle las puertas para que promueva sus ideas en los debates presidenciales y se le controviertan, pero ello tiene como contrapartida que la ética y la defensa de los principios de libre mercado y de la democracia han de anteponerse. 

Justo es reconocer que hay empresarios que sin timideces han mostrado su rechazo a quienes no anteponen tales ética y principios o, incluso, alguno ha ido aún más allá al ponerse al frente de la campaña del precandidato más afecto a sus creencias. Para ellos mi admiración y reconocimiento.

También me asoma a la mente otra reflexión: la de que los precandidatos deben tomar conciencia de que el voto frecuentemente es emocional. Con otras palabras, si bien el discurso bien elaborado y estructurado cae bien en los salones de conferencias y en los clubes, el discurso fuera de ellos debe estar impregnado de una importante carga emocional, previa selección de unos pocos puntos que han de convertirse en la bandera de la campaña.  

En un grato almuerzo navideño con compañeros de promoción comentábamos que el discurso de Petro no era bueno, ni en su tono ni en su fondo y que la posible razón de estar punteando en las encuestas no era otra que la de estar explotando el descontento existente con buena parte de lo que se llama “el establecimiento” o lo que Álvaro Gómez llamaba “el régimen”. Esa misma razón puede explicar el repunte de Rodolfo Hernández. La verdad es que hay mucho por hacer en la lucha contra la corrupción y esa bandera suele producir buenos dividendos electorales. 

Los candidatos deben tener claro qué es lo que hay que reformar y hacer pocas propuestas pero muy concretas y vendedoras. Un catálogo de 20 o 50 propuestas no lo lee el común de las personas.

Por otra parte, los candidatos deben dar muestras de generosidad y dejar de lado protagonismos y egos. Hay algunos en las coaliciones que no tienen la mínima oportunidad de llegar a ocupar la silla presidencial pero ahí siguen, cuando deberían retirarse en favor del candidato que tenga mayor opción en la defensa del libre mercado. No retirarse implica dejar el camino abierto para que siga cogiendo ventaja el candidato que hoy puntea, el de la “Colombia Humana”, quien viene haciendo campaña, prácticamente solo y desde hace varios meses, con la inexplicable anuencia tácita del Consejo Nacional Electoral. Los candidatos de las coaliciones “Equipo por Colombia” y “Centro Esperanza” no están aún definidos. Solo están definidos, para enfrentar al puntero, el candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, muy preparado, quien se viene con toda y estrenando Director de Campaña, y el de Salvación Nacional, con Enrique Gómez, quien claramente apunta a revivir un movimiento rico en ideas, que quedó trunco con el asesinato de Álvaro Gómez.

Los colombianos todos debemos inscribirnos en los puestos de votación para poder votar y vencer el fenómeno de la abstención a fin de no permitir que sean otros -que sí votan- o una minoría, quienes sellen nuestro destino.

 

 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.