Opiniónenero 14, 2023hace 13 días

El ELN y el eterno ruego para que hagan la paz

Aunque hubo un error del Gobierno, esa guerrilla ha querido llevar al presidente contra las cuerdas para sacar provecho en la negociación.

Foto: NoticiasRCN.comFoto: NoticiasRCN.com

El primer gesto que tuvo el Gobierno nacional con un grupo armado ilegal fue con el ELN. El presidente ordenó la reconfiguración de los protocolos que no fueron abordados por el Gobierno anterior para asegurar la protección de los delegados de esa guerrilla, en caso de que los diálogos fuesen rotos y pudieran entonces regresar a Colombia. Hubo una solicitud expresa a la Fiscalía para suspender órdenes de captura y se ratificó la garantía de Venezuela, Cuba y Noruega. Esta vez el segundo ciclo, aún por verse, sería en México, un país maravilloso y hoy políticamente muy cercano a los intereses del ELN. Privilegiados los delegados.

Aunque es cierto que el presidente cometió un error dando por hecho en Twitter un cese bilateral que no existió, el ELN ha querido sacar provecho exagerado de ese tropiezo en la mesa para victimizarse. No hay más víctimas en Colombia que la población civil; ciudadanos inocentes quienes han sufrido la tragedia de balas y bombas cruzadas entre las fuerzas oficiales y los ilegales dedicados en los últimos años a explotar a toda máquina el negocio de la cocaína y la minería ilegal. Otro debate es si esos delitos tendrán una justificación en la rebelión para que pueda haber justicia transicional y acceso a la participación en política, así sea de carácter local y no nacional, como ocurrió con las Farc.

El ELN no es “la pobre viejecita de la historia” y el país no debe olvidar sus últimos años. No solo por los atentados con consecuencias irreparables a los ecosistemas bajo la excusa de dañar a las empresas petroleras, sino la minería ilegal y los negocios por las rutas de la cocaína en Venezuela. Otty Patiño, jefe negociador del Gobierno, dijo recientemente que el ELN se mantenía en señalar que no había estado nunca en el negocio del narcotráfico y que le creía a esa palabra.

Tampoco el Gobierno puede pecar por ingenuidad con un grupo ilegal que tiene décadas de experiencia en negociaciones fallidas. Si el ELN no tiene interferencia en rutas para el narcotráfico o la minería ilegal, ¿qué es entonces lo que hace que se combata cruentamente con disidencias de las Farc en Arauca?

La paz total ha sido la apuesta del Gobierno del presidente Petro para lograr que el país pueda desarrollar económicamente las zonas a las que el Estado no llegó, entre otras, por la presencia aterradora de ejércitos que se adueñaron de regiones enteras durante años y las manejaron a su antojo como en una república banana.

El interés desde el Gobierno actual de una paz positiva, estructural, parece genuino. Y a ese interés la contraparte en la mesa debería responder con gestos coherentes, a pesar del temperamento presidencial. El ELN es un grupo ilegal que ha llevado las banderas de la liberación armada durante décadas. Pero su liberación armada también llevó a la participación delictiva en negocios que generan muerte y violencia sin la poesía de la rebelión. Simplemente muerte.

Si de verdad están interesados en la paz de Colombia, más que en privilegios para sus jefes, sería importante que atiendan la buena fe del Gobierno y demuestren voluntad en que los civiles de las zonas alejadas puedan por fin pasar los días y las noches sin tener que resguardarse o escapar de los sonidos del terror. Veremos.

@santiagoangelp
Director de NoticiasRCN.com

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.