Opiniónjunio 08, 2022hace 2 meses

Petro y Rodolfo se miran al espejo

En realidad, las coincidencias de los candidatos son muchas más que sus diferencias, que hay que buscar con lupa en sus programas de gobierno.

Petro y Rodolfo se miran al espejoFoto: Noticias RCN

Rodolfo Hernández y Gustavo Petro son los candidatos que más se parecen de toda la contienda electoral. Se parecen no solo en sus programas de gobierno que hablan de acabar la corrupción, eliminar las brechas de desigualdad, sustituir las importaciones, condonar las deudas del Icetex, abrir la frontera con Venezuela, y garantizar 100% de acceso a la educación para todos los jóvenes, sino que se parecen también en sus formas.

Petro y Rodolfo son personalistas. A uno le gustan los discursos extensos en plaza pública para jugar con las figuras retóricas y crear narrativas de redención. “Los paras vengan aquí”, “a los señores o señoras uribistas aquí los recibimos”, “una segunda oportunidad sobre la tierra”. Y, al otro, le gustan las declaraciones autoritarias en las que se hace ver como un macho alfa al que solo se le pueden seguir órdenes y no controvertir. “Para qué me preguntan esas estupideces”, “si no me deja contestar me voy, ¿me va a dejar contestar o no?”, le dijo recientemente al periodista Néstor Morales de Blu Radio.

Ambos han mostrado también su sensibilidad a públicos masivos. Petro se acerca a los bebés y a los trabajadores de las empresas de aseo; ahora también asiste a estadios para tirar penaltis y aparece más recurrentemente con su familia en eventos de campaña para mostrarse en las formas como parte de una familia tradicional, predecible para el electorado colombiano al que le gustan las familias tradicionales. Rodolfo habla cada vez que puede de la historia de su hija asesinada a manos de una guerrilla de izquierda radical por negarse a pagar el secuestro, luego de que años antes secuestraran también a su padre.

En ambas facetas, los dos candidatos intentan, convencidos o no, como parte de una estrategia o no, acercarse a un electorado que necesita esa aproximación a lo tradicional; esto es el sentido de valores que configuran la sociedad colombiana. Mayoritariamente católica; mayoritariamente compuesta de familias que se conforman de un hombre, una mujer e hijos; y mayoritariamente trabajadora y pujante.

Aunque la personalidad de Rodolfo y su generación de crianza hablan de un hombre más conservador que Petro, en sus formas de gobierno también son muy parecidos. Uno le pegó una cachetada a un concejal que lo cuestionaba e insultó a miembros de su Alcaldía por ponerle peros a una contratación por la que ahora es investigado. Al otro le renunció su compañero entrañable del M-19 como secretario de Gobierno por diferencias de convivencia mientras Petro era alcalde. Y sus otros ex aliados en el Polo, Partido en el que hizo su carrera política luego de la desmovilización, aseguran que Petro escogió irse porque colectivamente se decidió no apoyar a Juan Manuel Santos para la reelección, cosa que él sí quiso hacer sin preguntarle a nadie.

Las diferencias, por el contrario, son remotas y también reducidas en los últimos meses. Los programas de gobierno de Petro y Rodolfo son ambos inclinados hacia lo social demócrata en lo económico y lo progresista en lo individual. Petro ha moderado radicalmente sus opiniones sobre el capitalismo. Aunque ha dejado ver su desdén por las herencias, la bolsa, las acciones, las inversiones de riesgo y los grandes terrenos de tierra que llama con lenguaje feudal “latifundios”, ha dicho también recientemente que su programa se encuentra dentro del modelo capitalista. Eso solo se podrá comprobar cuando ejerza la Presidencia si es elegido y es a su vez la diferencia más marcada con Hernández; la fundamental. Si Petro considera que los medios de producción deben pertenecer al Estado o si debe haber libre mercado. Algunos dirán que es una obviedad la pregunta y una exageración incluso cuestionarla. Pero la verdad es que la formación académica de Petro está inspirada en autores que consideraron como viable la primera opción.

Hernández, en cambio, cree definitivamente en el capitalismo; construyó su carrera siendo empresario en el sector de la construcción y su apuesta es eliminar la corrupción y la burocracia dentro del Estado para poder distribuir mejor los recursos. Eso es una sobre simplificación de los problemas, pero una sobre simplificación aún capitalista sin ninguna duda.

Luego de eso, sus propuestas en los temas núcleo de ambos programas son similares. Las de Petro son más complejas y más elaboradas, pero las bases generales apuntan a lo mismo, con excepción de una reforma tributaria de 50 billones que propone Petro y un impuesto general al consumo del 10 % eliminando el IVA, que propone Hernández. Ambos proponen una redistribución de la tierra; acceso total a la educación primaria y superior y mejores condiciones para los maestros. Tan social demócrata es el plan de gobierno de Hernández, que ha llegado a decir que se deben cancelar todas las importaciones de los productos que produzca el agro colombiano. Increíble.

En lo individual ocurre lo mismo. Hernández promueve los derechos de las comunidades LGBTIQ+, y ha dicho que no tiene problemas con el aborto y el matrimonio gay. Ambos candidatos promueven la solución negociada del conflicto armado interno, que los grupos de derecha dura no aceptan bajo ninguna condición y solo consideran la victoria armada.

Justamente por sus similitudes, Hernández es el candidato más difícil para Petro y de eso da cuenta la estrategia reciente de desprestigio. Lo han sindicado de machista pero en la campaña de Petro todavía tienen cabida Hollman Morris y Álex Flórez.

En realidad los candidatos se ven frente a un espejo cuando se encuentran a los ojos. Uno alza el brazo derecho el otro también; cuando uno alza el brazo izquierdo el otro lo repite. Al final la elección se tratará únicamente de una cuestión de personalidad y de qué tanto pese el voto contra Petro. Quien logre responder con menos errores en su personalidad a los ataques, podrá ganar las elecciones.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.