Opiniónagosto 14, 2022hace 2 meses

Psicología política: ¿Son justos los impuestos?

“¿Por qué yo he de pagar la educación, la salud, la crianza…de quienes no son mis hijos, y no sus padres, quienes traen irresponsablemente hijos al mundo?”

Miguel de ZubiríaFoto: NoticiasRCN.com

Esta corresponde a una reflexión ética, pero igual invita a realizar otra psicológica.

La diferencia entre ambas disciplinas es enorme. La psicología no busca fundamentar los juicios; estudia cómo piensan y valoran las personas reales su mundo, en este caso una parte del mundo social: los impuestos. Uno de cuyos pioneros investigadores fue el psicólogo español Juan Del Val.

Desde el gran estallido social por la reforma tributaria del ministro Carrasquilla he entrevistado a muchas personas sobre el tema, he consultado sus opiniones tanto de contribuyentes como de beneficiados por los impuestos. Esta es una aproximación inicial y exploratoria más que otra cosa.

Cómo estas creencias y estos sentimientos deciden gran parte de la conducta de las personas, me parece fundamental que la DIAN estudie y proponga respuestas pedagógicas a estas preguntas. Todas me parecen válidas, y más si vas a pagar uno, diez o más millones de tus ingresos en impuestos. Sin embargo, pienso que nunca se ha considerado importante explicar el sentido y justificar los impuestos: se imponen, a las buenas o casi siempre a las malas.

Encuentro entre los contribuyentes tres grandes cuestiones de interés psicológico en sus opiniones:

  1. ¿Son justos los impuestos?
  2. ¿Los impuestos disminuyen las desigualdades, o las acrecientan?
  3. ¿No deberían ser libres los impuestos?

En esta sección presentaré las conclusiones sobre si son justos o no los impuestos desde la mente y los sentimientos de los contribuyentes. Un primer aspecto altamente problemático es:

1A-- “¿Por qué yo he de pagar la educación, la salud, la crianza… de quienes no son mis hijos, y no sus padres, quienes traen irresponsablemente hijos al mundo?” Tremenda cuestión sobre la cual no hay ninguna respuesta satisfactoria.

1 B-- Continúan: Entre más estudio, me consagro, asumo responsabilidades, creo proyectos y empresas ¿debo pagar más impuestos? Si. ¿Es este proceder justo? No lo veo para nada.

1C-- Los contribuyentes continúan su reflexión con: ¿Así premia y valora la sociedad mis esfuerzos? En verdad, la riqueza que creo mes tras mes aporta a la sociedad, es un gran aporte. Razón por la cual recibo los ingresos laborales que a otros les parecen abultados, son la justa retribución a mis aportes.

Así funciona el mercado laboral, a cada quien le pagan según su aporte. Si yo gano más de diez millones, para poner esa cifra, es porque mis aportes suman ese preciso valor, el mercado laboral es todo menos arbitrario.

Significa entonces que en lugar de agradecer mis aportes, como debería ser, esta sociedad los sanciona y castiga. Y premia, al contrario a quienes menos bienes y servicios producen.

Así la sociedad en la cual vivo me causa apatía proyectiva, o desinterés y desestimulo por mi futuro.

Parece que aquí tiene poco o ningún sentido estudiar, esforzarse, ser productivo, dejar la familia por trabajar, no tener vacaciones, y asumir enormes responsabilidades.

“¿Es justo que me arrebaten mis ingresos justamente adquiridos?”

Un segundo punto muy problemático al mirar psicológicamente los impuestos, o los pensamientos y los sentimientos de algunos contribuyentes obligados a pagar impuestos, es si es justo que le quiten a él y a otros gran parte de sus ingresos, justamente adquiridos. Psicológicamente, subrayan esta expresión
Repiten el mismo razonamiento: ¿Por qué el estado me obliga? Nunca es una elección libre, entregar una gran parte del dinero que obtuve gracias a mi trabajo. Si fuese libre estaría completamente de acuerdo, pero al no dejarme la opción de decidir, debo preguntarme: ¿Arrebatarle a alguien parte de sus ingresos, en justicia ganados, es esto justicia social?

Muchos lo consideran: Una gran injusticia social, solo que deben permanecer en silencio para evitarse mayores problemas. Les causa inequidad, furia e indignación.

De cara a los contribuyentes forzados: ¿Son justos los impuestos? Mucho menos de lo que la DIAN piensa.

En el próximo artículo analizaremos si los impuestos reducen las desigualdades, como siempre se argumenta, o si más aún las agravan. ¿Qué piensas?

 

@migueldezubiria
Psicólogo

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.