Saludseptiembre 22, 2022hace 10 días

Donar óvulos en Colombia, ¿sí o no?: esto dice la ley

Las clínicas autorizadas para realizar el proceso de donación de óvulos son vigiladas por el Invima. Se regula a los bancos de gametos y embriones.

“Una labor altruista”, “un negocio”, “Una ayuda para quienes sueñan con ser padres “y hasta “una forma de obtener dinero fácil”. La donación de óvulos ha sido vista desde muchas perspectivas y las preguntas a su alrededor son amplias. Pero uno de los factores más relevantes hace referencia a su aspecto legal.

En Colombia, ¿es una práctica permitida o no?

La legislación es clara: la Ley 73 de 1988 estipula las disposiciones en materia de donación y trasplante de órganos. También de componentes anatómicos para otros usos terapéuticos. Aunque la normativa no está específicamente hecha para regular la donación de óvulos, se asume que la incluye. Por lo que puede entenderse que es una práctica legal en el país. Sin embargo, el conflicto comienza en la Ley 919 del 2004, en la que se establece explícitamente la prohibición de comercializar componentes humanos para trasplante. Incluso se tipifica como un delito su tráfico.

“Es un vacío legal que tiene el país, pues no es que existe una ley específica que regule la donación de óvulos; pero de una interpretación de las normativas sobre el tema se asume que está permitido. Sin embargo, se prohíbe que sea remunerado porque sería una venta en estricto sentido”, explicó Diana Rocío Bernal, directora de la Maestría en Bioderecho y Bioética de la Universidad del Rosario.

Puede leer: Con trapos, ropa vieja y servilletas: 45.000 mujeres viven la pobreza menstrual en Colombia

Desde esa perspectiva, en principio lo que no es legal es recibir un pago por donar óvulos. El asunto es que la recompensa que entregan los laboratorios es explicada como una forma de resarcir las molestias causadas a la donante durante el procedimiento, por ejemplo, el tener que hacerse un tratamiento de hiperestimulación ovárica con aplicación de inyecciones o gastar transporte y tiempo. “Esto es cuestionable porque entonces pongámosle el nombre que debe ser, utilizamos una artimaña para decir ‘no remuneramos’ sino ‘compensamos’, pero al final la compensación es una forma de remunerar”, aseveró la experta.

Ante esto, José Ignacio Madero, director de una clínica que se dedica a la reproducción asistida y donación de gametos femeninos y masculinos respondió: “Nosotros lo que hacemos es un reconocimiento económico al tiempo de la persona. Pero este es un proceso de tipo altruista”.

Compensación por "el tiempo y esfuerzo invertido en la donación"

El pago que recibe una donante depende de cada laboratorio. Sin embargo, una testigo que aplicó para ser parte del programa de donación en una de estas clínicas dijo a NoticiasRCN.com que, en su caso, se habló de $2.400.000. El dinero, es según las clínicas, una contribución económica por las molestias, los esfuerzos y el tiempo invertido en el procedimiento, no por el material genético.

Se hace al finalizar el proceso y no depende de si la fecundación es exitosa o no. Las donantes en su mayoría son mujeres universitarias de 20 y 25 años.

¿Qué regulaciones existen sobre el procedimiento y los centros que lo realizan?

Las clínicas autorizadas para realizar el proceso de donación de óvulos son vigiladas por el Invima. Se regula a los bancos de gametos y embriones. Igualmente existe la Asociación Colombiana de Centros de Fertilidad que también se encarga de poner la lupa sobre el tema.

En el marco legal, el decreto 1546 de 1998 y la resolución 3991 del mismo año, definen las exigencias sanitarias de las unidades biomédicas, los permisos para los intercambios anatómicos y los requisitos que deben cumplir los donantes. Esta regulación no se refiere explícitamente a la donación de óvulos, por tal razón, algunas clínicas también optan por utilizar guías internacionales que orientan el procedimiento.

¿Quiénes pueden donar?

Según la norma los criterios para la selección de un donante de óvulos señalan que: lo ideal es que las mujeres tengan entre 21 y 34 años. En caso de que sea mayor de 34 años se le debe informar a la receptora del gameto. Es indispensable que la candidata no tenga novedades psicológicas o trastornos psiquiátricos.

Además, deben ser mujeres sanas sin antecedentes que sugieran enfermedades de tipo hereditario en su familia. No necesariamente debe tener fertilidad comprobada. Finalmente, no pueden ser portadoras de ETS (Sida, Sífilis, hepatitis, chlamydia, otras), y en relación con esto se entran a analizar otros factores importantes que representan un riesgo infeccioso, como la utilización de piercings y tatuajes.

“Lo mejor que puede pasar es que la donación sea anónima”

La identidad de las mujeres que donan ovocitos no es revelada. La regulación dice que así debe ser, a diferencia de otros países como Austria, Alemania y Noruega, que prohíben tener donantes anónimos.

De acuerdo con Juan Fuentes, Abogado Muva Legal, esta decisión es justificada porque las donaciones no generan ningún tipo de vínculo familiar, legal o económico. “Más que una razón se hace con el fin de evitar problemas jurídicos que pueden surgir, como reclamaciones sobre la filiación de niños nacidos y fenómenos que no están regulados en el país”.

Vea, además: La mitad de las instalaciones de salud del mundo carecen de higiene básica: ONU

Sobre este tema hay un debate bioético. Rocío Bernal asegura que “es una discusión con relación al derecho que tienen los niños de conocer su origen biológico. Pero al otro lado de la balanza está la intención de proteger al donante, “porque sin el anonimato probablemente no habría donantes”.

Cabe aclarar que hay excepciones: en el caso de Colombia hay dos posibilidades, que sea anónimo, o que el gameto sea entregado por un familiar cercano, generalmente hermanos.

Aunque la donación de óvulos es una práctica médica que se lleva a cabo hace más de 30 años, desde 1984, el debate sobre los derechos que involucra y que no se han regulado en el país hasta ahora comienza. “Son cuestiones que trascienden de lo jurídico a lo ético porque donar un gameto conlleva a una relación entre la donante y el establecimiento de límites de ese gameto, tanto para la experimentación como para la reproducción, siendo esto último lo más trascendente”, concluyó Juan Fuentes. 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.