Tendenciasmayo 30, 2021hace 2 años

¡Más que maleza! Los pastizales sí ayudan en la guerra contra el cambio climático

Más de la mitad de la superficie del planeta está cubierta por pastizales naturales y están amenazados por los cultivos y los efectos del cambio climático.

Aunque juegan un papel clave, los pastizales naturales han sido subvalorados por falta de información sobre su importancia en el mundo.Foto: Pixabay.

Un nuevo atlas publicado el pasado 26 de mayo muestra que el 54 % de la superficie terrestre del mundo está formada por pastizales naturales, que, además de ayudar a combatir el cambio climático, albergan algunos de los hábitats más preciados de la Tierra y son el sustento de cientos de millones de personas.

Esos nuevos datos recientemente conocidos pueden dar herramientas a quienes formulan políticas públicas para gestionar mejor los pastizales y darles el reconocimiento que merecen, pues tienen importantes beneficios para las personas, la naturaleza y el clima.

Foto: Meridith Kohut/WWF-US

Solo el 10 % de los planes climáticos nacionales o NDC (como parte del Acuerdo Climático de París) incluyen referencias a pastizales; comparativamente el 70 % incluye referencias a los bosques.

Le puede interesar: Día de la Tierra: así suena la naturaleza en cada continente

A pesar de tener el conocimiento de que los pastizales naturales son clave en el almacenamiento de carbono, proporcionan hábitat para la biodiversidad, la naturaleza, sustentan ríos y humedales, parte de la razón por la que han sido subvalorados es la falta de datos definitivos sobre su extensión y valor.

Por eso, el Atlas de los pastizales naturales busca acabar con este anonimato y para eso será actualizado y publicado por importantes instituciones de conservación y cuidado de la naturaleza como el Instituto Internacional de Investigación Ganadera, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, WWF, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Coalición Internacional para la Tierra, con contribuciones de la FAO.

"Hasta la fecha, los esfuerzos de conservación y desarrollo se han centrado en los bosques; ahora sabemos que los pastizales necesitan urgentemente una mayor atención", dijo la directora general adjunta del Instituto Internacional de Investigación Ganadera, Shirley Tarawali.

Vea también: Cambio climático: trabajar solo cuatro días a la semana podría reducir emisiones de CO2

Hasta la fecha, el 12 % de los pastizales están designados como áreas protegidas. Gran parte del resto está amenazado por la escalada de la conversión, en particular para las tierras de cultivo, pues el 60 % de las tierras silvestres y de bosques se han transformado con este fin.

Foto: Days Edge Productions / WWF-US

En los últimos tres siglos un área aproximadamente del tamaño de Australia (7,45 millones de km2) se utiliza ahora para producir cultivos. Este cambio en el uso del suelo contribuye a la crisis climática.

"Si queremos tener alguna esperanza de lograr los objetivos climáticos, naturales y alimentarios, la gestión y el uso de los pastizales deben abordarse al más alto nivel. Se debe prestar la debida atención a los pastizales en las próximas conferencias de la ONU sobre biodiversidad, clima, tierra y alimentos”, agregó Tarawali.

Lea además: En el Día de la Tierra ONU pide acciones inmediatas para el cambio climático

El Atlas de pastizales naturales es un punto de partida para recopilar datos más detallados sobre los servicios ecosistémicos exactos y los beneficios económicos y sociales que estos ecosistemas brindan a las personas y la naturaleza. Los pastizales naturales según su definición están compuestos por siete biomas que incluyen pastizales, sabanas, desiertos, matorrales y tundra.

En Colombia, las sabanas de la Orinoquia son ecosistemas altamente biodiversos, que cumplen un papel fundamental para la gestión del cambio climático, la provisión y regulación del recurso hídrico, las reservas de carbono, la provisión de alimentos, el apoyo a los medios de subsistencia y el mantenimiento de la identidad cultural de millones de personas de la región Orinoquia.

Foto: Days Edge Productions / WWF-US

A pesar de esto, han sido subestimadas y se enfrentan a uno de los mayores y más rápidos índices de conversión y degradación, lo que representa una importante pérdida de biodiversidad y aumento de emisiones de gases efecto invernadero.

Vea más: Nueva Zelanda obligará a los bancos revelar el impacto de sus inversiones sobre el clima

Las acciones para su conservación serán efectivas si éstas se basan en sus condiciones y características particulares, y si se logra compatibilizar la producción con la conservación.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.