Bogotámayo 14, 2022hace 2 días

Consagración de hermanas brindan servicio social a adultos mayores

Noticias RCN conoció la historia de la religiosa María Mabel Monsalve, quien lleva 40 años brindando ayuda a necesitados.

Varias son las historias que se conocen de mujeres valientes, inspiradoras y dedicadas, como es el caso de la religiosa María Mabel Monsalve, una hermana de la congregación de la Santa Cruz y quien ha dedicado su vida a brindar ayuda a personas que lo necesitan.  

“Cuando uno se entrega con generosidad y como sin esperar recompensa uno sirve con más alegría”, señaló la religiosa y directora del hogar hospitalario San José. 

Servir a los más pobres y necesitados es la base del trabajo que la hermana María Mabel realiza desde hace 40 años. 

Un camino que inició desde muy joven de la mano de la congregación de las hermanas hospitalarias de la Santa Cruz y que le entrega cada día la satisfacción de servir. Para ella, es su mejor recompensa. 

“Uno en el pobre y el enfermo ve el rostro de Jesús porque le hemos consagrado la vida”, añadió. 

Durante estos años, esta labor ha dejado una huella imborrable en el corazón de los que se beneficiaron de esta labor social. 

La trayectoria de la hermana María Mabel Monsalve

“En el Chocó con los ancianos y la recuperación nutricional de los niños más pobres. Aquí en Bogotá al servicio de los abuelos, también me ha tocado en Quito con el centro médico, con las personas pobres, en el Carmen de Atrato con enfermos tuberculosos, ha sido toda una trayectoria de servicio todo el tiempo con sagrada con la congregación”, agregó María. 

Aunque en los inicios de esta obra del carisma de la congregación, el trabajo dependía de las religiosas, que como María Mabel dedicaron su vida a ayudar a los que lo necesitaban, “cuando empecé aquí en esta casa me tocaba hacer el servicio como si fuera empleada, hacer el aseo, trapear piezas, limpiar ventanas, lavar escalas, pero cuando uno está joven tiene toda la fuerza y el vigor de uno poderse entregar sin medir el trabajo”. 

María Mabel, muy joven, salió de su tierra natal Entreríos, Antioquia, para convertirse a los 22 años en una de las religiosas al servicio de los pobres y necesitados ahora a sus 69 años asegura sentirse feliz por lo logrado.  

“Es un trabajo que para mí llena mi vida y me gusta la labor social. El servir y hacer el bien, nacen interiormente”. 

Ahora gracias al apoyo de personas de buen corazón logran con más personal asistir a niños y adultos mayores. 
 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.