Internacionalseptiembre 18, 2021hace 4 meses

Cerca de 10.000 migrantes acampan bajo un puente en la frontera sur de EE. UU.

Estos migrantes, la mayoría provenientes de Haití, llegaron a Texas, cruzando el Río Grande que divide a Estados Unidos de México.

Más de 10.000 migrantes, la mayoría de Haití, el pasado viernes 17 de septiembre, acampaban bajo un puente en la frontera sur de Estados Unidos. Esto supone una crisis humanitaria que pone en aprietos al Gobierno de Joe Biden

Estos migrantes llegaron a Texas, cruzando el Río Grande que divide a Estados Unidos de México. De los 2.000 que eran a principios de la semana, el pasado jueves subieron a 10.500, así lo afirmó Bruno Lozano, alcalde de la localidad Del Río, limítrofe con la mexicana Ciudad Acuña.

Lea además: Expertos de EE.UU. aprueban tercera dosis de Pfizer para mayores de 65 años

"Son principalmente de Haití e ingresan de manera ilegal (...) solo están esperando ser detenidos por los guardias fronterizos para iniciar los trámites de autorización de estadía”, explicó en un video publicado en Twitter

El alcalde también agregó que necesitan urgente una acción rápida del Gobierno, destacando los riesgos para la salud y la seguridad que representa este campamento improvisado. 

Por su parte, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP en inglés), aseguró en un comunicado que había aumentado su personal para enfrentar la situación de manera "segura, humana y ordenada". 

Puede interesarle: EE.UU. sanciona a cinco personas vinculadas con Al Qaeda en Turquía

El área de sombra debajo del puente internacional sirve como sitio de parada temporal "para prevenir enfermedades relacionadas con el calor", explicó el CBP, señalando que a los migrantes se les proporcionó agua potable, toallas y baños portátiles.

Una vez atendidos, "la gran mayoría de los adultos que llegan solos y muchas familias continuarán siendo expulsados bajo el Título 42", una normativa de salud adoptada al inicio de la pandemia para frenar la propagación del virus, según este comunicado de prensa. 

"Quienes no puedan ser expulsados bajo el Título 42 y no tengan una base legal para permanecer serán colocados en procedimientos de deportación acelerados", aseguró el CBP. 

Sin embargo, un juez federal ordenó al gobierno de Biden no expulsar a las familias en este contexto, lo que podría complicar la tarea de las autoridades, enfrentadas desde hace meses a flujos migratorios récord en la frontera con México. 

Más de 208.000 migrantes fueron detenidos allí en agosto, según las últimas cifras oficiales. Esto eleva la cantidad de migrantes arrestados en la frontera desde la llegada de Biden a la Casa Blanca a más de 1,3 millones, un nivel no visto en 20 años. 

De éstos, unos 596.000 provenían de El Salvador, Guatemala y Honduras, y más de 464.000, de México.

Vea también: Niño de 2 años es sacado de un avión por no tener tapabocas mientras sufría ataque de asma

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.