Internacionaloctubre 27, 2022hace un mes

Elon Musk tomó el control de Twitter y echó a los directivos de la compañía: empezó la era del "jefe twit"

Musk dijo que planea recortar puestos de trabajo, dejando a los aproximadamente 7.500 empleados de Twitter preocupados por su futuro.

Elon Musk toma control de Twitter y echa a directivosElon Musk toma control de Twitter y echa a directivos / Foto: AFP

Elon Musk se convirtió este jueves 27 de octubre en el nuevo propietario de Twitter Inc, despidiendo a altos ejecutivos a los que había acusado de engañarlo y brindando poca claridad sobre cómo logrará las elevadas ambiciones que ha esbozado para la influyente plataforma de redes sociales.

El CEO del fabricante de automóviles eléctricos Tesla Inc dijo que quiere "derrotar" a los robots de spam en Twitter, hacer que los algoritmos que determinan cómo se presenta el contenido a sus usuarios estén disponibles públicamente y evitar que la plataforma se convierta en una cámara de eco para el odio y división, incluso cuando limita la censura.

Vea también: En video: la particular manera como Elon Musk confirmó la compra de Twitter

Sin embargo, Musk no ha ofrecido detalles sobre cómo logrará todo esto y quién dirigirá la empresa. Ha dicho que planea recortar puestos de trabajo, dejando a los aproximadamente 7.500 empleados de Twitter preocupados por su futuro. También dijo que no compró Twitter para ganar más dinero, sino "para tratar de ayudar a la humanidad, a quien amo".

Los despidos de Musk en Twitter

Musk despidió al presidente ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal; al director financiero, Ned Segal; y al jefe de políticas y asuntos legales, Vijaya Gadde, según personas familiarizadas con el asunto. Los acusó de engañarlo a él y a los inversores de Twitter sobre la cantidad de cuentas falsas en la plataforma de redes sociales.

Agrawal y Segal estaban en la sede de Twitter en San Francisco cuando se cerró el trato y fueron escoltados hacia afuera, agregaron las fuentes.

Twitter, Musk y los ejecutivos no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

La adquisición de $ 44 mil millones es la culminación de una saga notable, llena de giros y vueltas, que sembraron dudas sobre si Musk completaría el trato. Comenzó el 4 de abril, cuando Musk reveló una participación del 9,2% en la empresa de San Francisco, lo que lo convirtió en su mayor accionista.

Lea además: ¿Qué pasará en Twitter en la era de Elon Musk?

Luego, la persona más rica del mundo accedió a unirse al directorio de Twitter, solo para negarse en el último minuto y ofrecer comprar la compañía por $ 54.20 por acción, una oferta que Twitter no estaba seguro de interpretar como otra de las bromas de Musk sobre el cannabis.

La oferta de Musk era real, y en el transcurso de solo un fin de semana más tarde, en abril, las dos partes llegaron a un acuerdo al precio que él sugirió. Esto sucedió sin que Musk llevara a cabo ninguna diligencia debida sobre la información confidencial de la empresa, como es habitual en una adquisición.

En las semanas que siguieron, Musk tuvo dudas. Se quejó públicamente de que creía que las cuentas de spam de Twitter eran significativamente más altas que la estimación de Twitter, publicada en presentaciones regulatorias, de menos del 5% de sus usuarios activos diarios monetizables. Sus abogados acusaron entonces a Twitter de no cumplir con sus solicitudes de información sobre el tema.

La acritud resultó en que Musk notificó a Twitter el 8 de julio que estaba rescindiendo su trato con el argumento de que Twitter lo engañó sobre los bots y no cooperó con él. Cuatro días después, Twitter demandó a Musk en Delaware, donde está constituida la empresa, para obligarlo a completar el trato.

Para entonces, las acciones de las empresas de redes sociales y el mercado de valores en general se habían desplomado por la preocupación de que las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal, en su intento de combatir la inflación, empujarían a la economía estadounidense a la recesión. Twitter acusó a Musk de remordimiento del comprador, argumentando que quería salirse del trato porque pensaba que había pagado de más.

Le puede interesar: Elon Musk buscará implementar Internet en todos los cruceros del mundo

La mayoría de los analistas legales dijeron que Twitter tenía los argumentos más sólidos y probablemente prevalecería en los tribunales. Su punto de vista no cambió incluso después de que el exjefe de seguridad de Twitter, Peiter Zatko, se presentara como denunciante en agosto para alegar que la empresa no reveló las debilidades en su seguridad y privacidad de datos.

El 4 de octubre, justo cuando Musk iba a ser declarado por los abogados de Twitter antes del inicio de su juicio a finales de mes, dio otro giro en U y se ofreció a completar el trato como prometió. El juez de Delaware le dio como fecha límite el 28 de octubre para cerrar la transacción y evitar el juicio.

La era del nuevo 'jefe twit'

Desde entonces, Musk se ha entregado a la exageración del acuerdo. Entró en la sede de Twitter el miércoles con una gran sonrisa y cargando un fregadero de porcelana, y luego tuiteó "deja que se hunda". Cambió su descripción en su perfil de Twitter a "Jefe Twit".

También trató de calmar los temores entre los empleados de que se avecinan importantes despidos y aseguró a los anunciantes que sus críticas anteriores a las reglas de moderación de contenido de Twitter no dañarían su atractivo.

"Obviamente, Twitter no puede convertirse en un infierno de todos contra todos, donde se puede decir cualquier cosa sin consecuencias". Musk dijo en una carta abierta a los anunciantes el jueves.

Musk ha indicado que ve a Twitter como una base para crear una "superaplicación" que ofrece de todo, desde transferencias de dinero hasta compras y servicios de transporte.

"En mi opinión, el potencial a largo plazo de Twitter es un orden de magnitud mayor que su valor actual", dijo Musk en la llamada de Tesla con analistas el 19 de octubre.

Pero Twitter está luchando por involucrar a sus usuarios más activos, que son vitales para el negocio. Estos "tuiteros pesados" representan menos del 10 % de los usuarios generales mensuales, pero generan el 90 % de todos los tuits y la mitad de los ingresos globales.

Musk dijo en mayo que revertiría la prohibición de Donald Trump, quien fue destituido después del ataque al Capitolio de los EE. UU., aunque el expresidente de los EE. UU. Donald Trump ha dicho que no volverá a la plataforma. En cambio, lanzó su propia aplicación de redes sociales, Truth Social.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.