Capturado hombre acusado de abusar y desmembrar a su vecina en el sur de Bogotá

Esteven Henao Solano, según la Policía, arrendó un local comercial y allí habría cometido el crimen, para después dejar los restos en bolsas de basura.

10 Ago 2020 13:15Por: Noticiasrcn.com

El relato entregado por los investigadores ubican a Esteven Henao Solano en el barrio San Cristóbal, en el sur de la capital. Allí alquiló una tienda y buscó un punto estratégico para realizar acciones macabras contra sus vecinas y las mujeres que pasaban por el frente.

La tienda estaba ubicada en una esquina y el pago del arriendo adelantado tres meses,  para vigilar detalladamente a las mujeres que compraban sus artículos y que vivían cerca su negocio. 

Le puede interesar: Cinco sacerdotes de Villavicencio estarían implicados en caso de abuso sexual

La Sijín de la Policía reveló que el descuartizador eligió a su primera víctima, una mujer que pasaba todos los días muy temprano a su trabajo, y que la reconocía por llevar un bolso blanco.

Adriana Aponte saludaba muy cordialmente al nuevo tendero del barrio que le decía "Muy buenos días, vecina, cuidese mucho por estas cuadras llenas de gente mala... cuidado con los ladrones". 

A los pocos días, alias Esteven tenía planeado su primer acto criminal. Su víctima: la mujer del bolso blanco que cruzaba por su tienda.

Ese día, el hombre aprovechó el instante en que la mujer, como era su costumbre, cruzaba frente al lugar donde se encontraba para obligarla a ingresar violentamente al local. Adriana no pudo hacer nada, no tuvo tiempo para defenderse o pedir ayuda.

Según las pruebas de la Policía judicial, el hombre la golpeó y, para ejecutar su crimen tranquilamente, cerró la tienda todo el día para así cometer todas clase de atropellos y vejámenes contra la mujer.

Horas después, el hombre, para no dejar una prueba que lo pudiera delatar en el delito, tomó la macabra decisión de desmembrar el cuerpo de la mujer, envolverlo en bolsas plásticas y sacarla del local para llevarla varias cuadras lejos y dejar el cuerpo abandonado. 

La desaparición de Adriana Aponte puso en alerta a la familia y vecinos. Nadie sabía qué había pasado con ella, quien nunca llegó a su trabajo y no se sabía nada de su paradero.

La Sijín, de inmediato, se puso en la tarea de verificar en el sector y buscar personas sospechosas o algún testigo que diera información que permitiera dar con los responsables del crimen.

Las autoridades hicieron uso de más de 80 grabaciones de los videos de seguridad para empezar a detallar, paso a paso, el recorrido de la mujer.

Pero los investigadores se llevaron un gran sorpresa cuando vieron a Esteven Henao sacando de su tienda varias bolsas pláticas negras. En las imágenes se observa cómo las arrastró por varias cuadras y las depositó en un sitio oscuro, donde posteriormente fueron encontradas por un habitante de la calle.

La Policía tenía a un sospechoso y las evidencias apuntaban a que alias Esteven era el posible autor. Para corroborar esa teoría, allanó el local y con reactivos químicos y luces forenses descubrieron rasgos de sangre en las paredes y en la nevera. Unos guantes con muestras de sangre fueron encontrados y embalados como prueba para la Fiscalía. 

Vea también: El emotivo relato de Viviana Vargas sobre los abusos que sufrió cuando tenía seis años

La Policia había interceptado el teléfono del posible autor. El hombre fue localizado y capturado en el sur de Bogotá. 

La Fiscalía le imputó el cargo de homicidio agravado. En la acusación, el ente acusador pidió una pena de 50 años, anotando que el sindicado tiene antecedentes penales por abuso sexual, hurto y violencia intrafamiliar. 

Paco Morales - NoticiasRCN.com