Nacionalmayo 15, 2021hace 6 meses

Historia de fe y esperanza entre los escombros de un templo en Providencia

Un niño acampa al interior de las ruinas de la iglesia de Providencia, y desde allí sueña con dar de comer al hambriento y techo al desprotegido, tras un huracán que no logró quebrantar su fe, ni al crucifijo del templo.

En medio de las historias de destrozos dejados por el huracán Iota en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, también sobresalen los testimonios de esperanza, como el del párroco de la iglesia católica Nuestra Señora de los Dolores; el padre Benito Puffington, quien aprovechó el contexto para hacer un llamado a los fieles para fortalecer su fe y para pedir a Dios la esperanza para seguir adelante.

Lea acá: “La corrupción en San Andrés y Providencia es peor que el huracán Iota”: damnificado

En el lugar, que quedó en ruinas, llama la atención que de las pocas cosas que quedaron en pie, esté la del crucifijo que, erigido en medio de los escombros, permanece vigilante de la isla, e incluso, pese a los fuertes vientos, aún está coronado por la enredadera de espinas.

Abajo, entre los restos de las bancas, y en medio de los escombros, también hay otro símbolo de esperanza: un niño.

Lea también: Inundaciones, moscos y enfermedades respiratorias: el nuevo drama en Tasajera

El pequeño que, alejado de su familia, tomó el templo como refugio, y acampando al interior de lo que queda de la edificación, sueña con ser un superhéroe para reconstruir la isla y ayudar a quienes lo necesitan.

Darles comida, darles hogar”, señala como pasos de su estrategia Joe Cardona, el infante que confiesa estar incomunicado con su familia en Medellín, y quien aprovechó las cámaras de Noticias RCN para mandar un saludo a ellos.

Más historias: Alarma por 60 casos de covid-19 registrados en Providencia

El niño que juega, en medio de la tragedia a ser héroe, con capa y máscara para ocultar su identidad, decidió también dar su rostro, para pedir a sus parientes no preocuparse porque él, con fe, y al interior de los restos de una iglesia, en una isla paradisiaca que terminó convertida en escenario apocalíptico, guarda la esperanza de volver a verlos pronto.

Más noticias: 50 viviendas serán donadas a San Andrés por la Organización Ardila Lülle y Postobón

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí