Historias de construcción de paz: de la hoja de coca a las plantas aromáticas

Muy cerca del antiguo espacio territorial de El Doncello, en Caquetá, un grupo de mujeres decidió cambiar los cultivos de hoja de coca por los de guayaba, albahaca y limoncillo.

1 Dic 2020 18:03Por: Noticiasrcn.com

Es justo el verde de las montañas del sur del país que se combina con las nubes, el marco perfecto para un extraordinario proyecto de construcción de paz. 

Clara Inés Hoyos cuenta que cuando sembraba coca vivía con miedo. Sus ingresos económicos no eran significativos y en cambio tenía que esconderse por estar en medio de un negocio ilegal. Por mucho tiempo consideró la manera de organizar un proyecto de emprendimiento en el que reuniera a mujeres cabeza de familia para estructurar un negocio legal, como el de las plantas aromáticas.

Vea también: Historias de construcción de paz: de las armas a las canchas

“Un día dos mujeres dijimos: ¿qué hacemos por nosotros? Dijimos: empecemos a buscar mujeres que quieran trabajar... y nos reunimos 42. Estando reunidas las 42 dijimos: vamos a legalizar”.

Lo que comenzó como un plan, ya es el sueño de cerca de 100 familias de Caquetá que se benefician ahora del cultivo de plantas aromáticas. Un gran paso hacia la paz con legalidad.

Lea además: Una fruta es el motor de la paz en La Montañita

Para Leidy Johana Díaz, agricultora de El Doncello, no hay nada como disfrutar de las mieles de lo que significa la paz. “La paz me suena a tranquilidad, a la sonrisa de mis hijos, salir, correr, que no salgan y de pronto una mina, el canto de los pájaros…”

El cultivo de plantas aromáticas constituyó uno de los proyectos productivos que el Gobierno Nacional ha establecido en Caquetá, con el liderazgo de la Consejería Presidencial para la Estabilización. La inversión es cercana a los 125.000 millones de pesos.

“Acá estamos ayudándole a casi 13.000 de estas mujeres a salir de ese cultivo que tantos dolores de cabeza, que tanto sufrimiento, que tanta violencia, que tanta corrupción genera”, asegura Emilio José Archila, consejero presidencial para la estabilización.

Le puede interesar: Historias de construcción de paz: 'Mambrú', la estrategia nacional para proteger a niños y jóvenes

Se estima que menos del 1% de las familias que hacen parte del programa de sustitución de cultivos ilícitos en Caquetá han vuelto a sembrar coca. Este es considerado un éxito de la implementación del programa de Paz con Legalidad del Gobierno Nacional.

Juan Pablo López- NoticiasRCN.com