Opiniónjunio 04, 2021hace 9 días

¿Es feliz tu hijo en su colegio?

Esta podría ser una de las más importantes preguntas que todo padre debe hacerse y hacerle a su hijo.

Miguel de Zubiría

Fui muy infeliz en el colegio

Definitivamente fui infeliz, al menos desde cuarto de primaria, cuando me expulsaron del Gimnasio Moderno; luego del Colegio Refous y finalmente de la Academia Militar San Jorge. Mi futuro escolar pintaba muy mal.

Recuerdo que me sentaba en la última fila del salón y ocupaba mi tiempo pensando temas no relacionados con la clase. Estas me parecían aburridas, sobre todo no entendía por qué para las evaluaciones y los exámenes debíamos memorizar conocimientos bien grabados, por toda la eternidad, en los libros y en los textos escolares. ¿Por qué? Le preguntaba con mucha frecuencia a mis profesores. La sola pregunta se consideraba un acto de rebeldía inaceptable. “¿Cómo un inexperto e imberbe estudiante podía cuestionar sus métodos y sus didácticas?”.

La situación para mí fue insoportable cuando en la biblioteca del colegio comprobé que la obra pedagógica base de la educación regular (agregaba -para furia de mis profesores- que así sería de regular para llevar ese calificativo) venía del siglo XVII, de un admirado educador de nombre Comenio.            

Pensé que los demás eran felices, lo veía al recreo

Me encantaban los recreos y las actividades extraescolares, las cuales disfrutaba al máximo. Algún día le planteé a mi director de curso que sería mejor darles a las clases el tiempo de los recreos y a estos el de las clases. Nueva sanción disciplinaria.

Todo mejoraba en los recreos, los estudiantes hablábamos de nuestros temas, compartíamos y discutíamos acaloradamente. Pensé que ellos eran felices también en las clases porque nunca comentaron nada contra la didáctica. Me decían: “Miguel, así ha sido siempre, no podemos cambiarlo”.           

Los resultados del Instituto de la infelicidad

A finales del año pasado tuve la gran oportunidad de consultar a más de 1.300 jóvenes de grado 10º y 11º por sus sentimientos hacia el colegio. Pensé que la mayoría eran felices, los resultados me sorprendieron: no lo eran.

36 % eran felices o muy felices. Excelente

32% eran poco felices. Un número grande      

¡32% eran in-felices! Un número extremo. Calificaron su felicidad escolar con números entre 0 (nada) y 2, casi nada.

Veremos en un próximo vídeo las graves consecuencias que esta situación silenciosa les puede causar en su futuro próximo, de no resolverla. Se titula “Por qué es definitivo que tu hijo sea feliz en su colegio”.

 

*Psicólogo. Director del Instituto Colombiano de la Infelicidad y la Soledad

Por: Miguel de Zubiría
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí