Opiniónseptiembre 28, 2022hace 4 meses

Petro y Uribe: la reunión inesperada

La alternancia en el poder fortalecerá la democracia y el relacionamiento que avanza entre el Gobierno y la oposición.

En Casa de Nariño se reunieron el presidente Gustavo Petro y el expresidente Álvaro Uribe. El Gobierno Nacional y la oposición política -representada por el líder natural del Centro Democrático-, han asimilado de una manera transparente, respetuosa y asertiva sus diferencias ideológicas y de política pública.

Este escenario era imprevisible hasta hace un par de meses. Muy pocas personas avizoraban que Petro y Uribe, el agua y el aceite, porque están ubicados en los extremos del espectro político, tramitarían sus diferencias de esta forma. Es más, se esperaba que esa relación estuviera caracterizada por un enfrentamiento sin fin.

Pero para sorpresa de propios y extraños hasta el momento han logrado edificar con altura y sin mayores contratiempos una cohabitación constructiva. Bueno, en algunos casos las declaraciones del presidente Petro no son las más indicadas, y en otras oportunidades, algunos miembros del Centro Democrático han caído en errores de cálculo, como lo acaba de hacer la senadora María Fernanda Cabal, quien anunció que no acompañara al expresidente Uribe en esta aventura.

De mantenerse este ambiente político, la cohabitación constructiva le aportará al país unas mejores condiciones de cultura política. En el encuentro en Casa de Nariño seguramente no todas las exigencias del Centro Democrático fueron atendidas, como tampoco el presidente Petro logró convencer al expresidente Uribe sobre la viabilidad de sus reformas e iniciativas de política pública.

Sin embargo, el impacto político de esta relación gobierno-oposición se reflejará en dos escenarios diferentes. El primero, confirmará que el esquema reglado del estatuto de la oposición funciona para mejorar el clima político del país. Es un avance estratégico que fortalece la tolerancia política en Colombia.

Y el segundo impacto, depende más de la capacidad de negociación -vía ensayo y error- que establezcan el presidente Petro y el expresidente Uribe. Es un asunto de pragmatismo, en el cual los dos han demostrado ser expertos. En esta ocasión no sólo hablaron de asuntos fiscales. Si Uribe ofreció apoyar otras iniciativas legislativas -como lo ha anunciado-, la respuesta de Pero se traducirá en algunos cambios o modificaciones en el trámite de la reforma tributaria. Pero esto último se conocerá a cuentas gotas, por etapas y por temas de negociación.

En conclusión, este período de cohabitación gobierno-oposición es un gana gana para las costumbres políticas del país. Mmm, bueno, también será una derrota para la senadora Cabal y el sector intransigente que la acompaña en la causa radical en contra de Petro. De ser aprobada la reforma política en curso, creo que ella y sus aliados optarán por la figura del transfuguismo para fundar un tercer movimiento de derecha, uno tan radical como el Vox en España o el Tea Party en EEUU, y la derecha perdería opciones para convertirse en gobierno en 2026.

 

 

@JairoLibreros
Editor y analista político de Noticias RCN y NTN24 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.