Opiniónoctubre 19, 2022hace un año

Tres posibles graves daños psicológicos de la marihuana

Si estás tenso, ansioso, estresado, o con muchos problemas ¡fuma marihuana!

Miguel de ZubiríaMiguel de Zubiría, psicólogo afectivo. Director del Programa SOCRATES para jóvenes talentos en ciencias sociales. Foto: NoticiasRCN.com

Las drogas psicodélicas son magníficas para quienes no las necesitan

Como tomarse un par de cervezas bien frías con un grupo de amigos, de vez en cuando. Operan como magníficos catalizadores de la reunión, fiesta, o celebración. En el lugar donde tengo una bella finca los campesinos se toman dos camiones de cerveza cada fin de semana. Puede faltar todo, menos la cerveza; los entiendo a la perfección. 

Pero las mismas drogas pueden ser trágicas para quienes si las necesitan; es la gran paradoja difícil de entender para los defensores de la libertad de drogarse. Y las necesitan no miles, sino millones de jóvenes en nuestro país. Un primer estudio del Instituto de la infelicidad con una muestra superior a 1.300 jóvenes, al finalizar su bachillerato e iniciar la universidad, de varias ciudades de Colombia, encuentra que 49% por ciento de ellos se considera in-feliz en su vida general, o en su familia, en su colegio o en sus restantes mundos psicológicos e igual presentan niveles de estrés, ansiedad y sufrimiento elevados. Agrup’ados los jóvenes del páis en esta condición ocuparían cuarenta y nueve Plazas de Bolívar repletas; un número enorme.

La marihuana sería el remedio perfecto para atacar sus males psicológicos. Siempre he tenido claro que a mis jóvenes pacientes con intentos de suicidio debería recomendarles fumar marihuana, debido a su genial función ansiolítica, antidepresiva y euforizante. 

Es lo malo de las drogas, y en particular la marihuana: ser demasiado buena para los jóvenes que están psicológicamente mal, o sea millones. Representa la solución mágica, integral, barata para todos sus problemas. Ahora pretenden hacerla legal y comercializarla como fuente de impuestos. 
Siendo una droga mucho más poderosa que el soma del mundo feliz. Un simple relajante muscular, recetado por los monjes de la India para quienes sufrían pues los tranquilizaba (ansiolítico), olvidaban sus problemas y lograban evadirse de su cruel realidad. Delicioso. Aldoux Huxley debió pensar mejor en el opio o en la marihuana para su Mundo feliz.  El recetario sería el siguiente:

  • Si estás tenso, ansioso, estresado, o con muchos problemas ¡fuma marihuana! 
  • Si estás bajado, depresivo, distímico, anhedónico o abúlico ¡fuma marihuana!
  • Si te sientes solo y desconectado de los otros y del mundo ¡fuma marihuana!

La droga milagrosa para el siglo XXI

Pues atenúa los tres mayores problemas mundiales de salud mental (excepto el Alzheimer): 

  1. Los trastornos de ansiedad
  2. Los trastornos depresivos
  3. La cruel soledad 

El componente CBD (canabidiol) produce un efecto ansiolítico, sedante. Exquisito. Que necesitamos, ni que decir nuestros jóvenes, para lidiar con demasiadas fuentes de tensiones, inmersos en una vida urbana repleta de estrés. De pitos, ruidos, ladrones, tareas escolares, exámenes, conflictos, agresiones, buses que no llegan, empujones, cuentas sin pagar. Y un largo ene de situaciones que elevan dramáticamente la producción del terrible cortisol, la adrenalina, testosterona y las dinorfinas, neurotransmisores del sufrimiento. Alertan de continuo a la amígdala cerebral y al sistema de defensa híper activo de todos nosotros, quienes hace tan solo un par de siglos abandonamos las gratísima tranquilidad y placidez del campo, donde habitamos durante 12.000 años o seiscientas generaciones, para migar a las ciudades. Ahora debemos lidiar con los enormes factores estresantes de las ciudades, recién creadas.

Por esto el número de jóvenes, y no tan jóvenes, aún niños viven tensos, ansiosos, estresados, o con variedad de problemas. Por esto poseer un ansiolítico suave y graduable, sin necesitar del médico, le parece a millones de muchachos una bendición. Requiere comprar un baratísimo barillo o porro de marihuana, los cuales pronto producirán y comercializarán empresas legales avaladas por el Congreso. Al instante de inhalar el humo se aminora todo el estrés acumulado, mientras el jovencito queda en un grato estado de soye o traba. Los problemas continúan, pero su componente emocional desapareció. Eso sí, mientras dure la traba. No importa, el joven pronto aprehende a armar un nuevo barillo y así día a día. 

La droga activa producir endógenamente la magnífica dopamina. Ni más ni menos que la sustancia cerebral de las expectativas, los deseos, el placer, conectada con las endorfinas. Crea estados artificiales de euforia y de bien-estar, magníficos contra el ánimo bajado, depresivo, distímico, o la anhedonia (incapacidad de sentir placer), o la frecuente abulia en los muchachos (dificultad para trabajar por realizar sus metas). 

Aquí las diferencias entre jóvenes felices e infelices son tremendas

En los primeros la sustancia eleva el ánimo; similar a las dos agradables cervezas compartidas con amigos. Mientras en los muchachos infelices el subidón es extremo, pues su cerebro hace meses o años prácticamente no produce dopamina, postrado en un estado apático, distímico. De allí que la marihuana sea tan buena para los que están mal, y peligrosa, por lo tanto. Demasiado. 

Por si no fueran para las mentes infelices enormes los beneficios psicológicos de la marihuana el THC Tetrahidrocannabinol favorece la locuacidad y sociabilidad en muchachos aislados, excluidos, marginales. Ataca una fuente enorme de infelicidad actual: las diversas y crecientes soledades.  

Son algunos de los tres graves daños psicológicos de la marihuana: 

  • En lugar de aprehender a enfrentar sus tensiones, molestias y problemas, la sustancia toma el comando. Pierden la necesarísima resiliencia. 
  • En lugar de proponerse actividades para elevar su ánimo, como practicar un deporte, un arte, una ciencia, la marihuana los hunde en un paraíso de bienestar artificial. Pierden sus cualidades autotélicas, para orientar su existencia, esforzarse, comprometerse. 
  • En lugar de llamar a un amigo, invitarlo, conversar con él o ella, la sustancia les crea la falsa ilusión de conexión. Quedándose irremediablemente solo, sin herramientas para él mismo afrontar su soledad, la epidemia del siglo XXI. 


En resumen, la droga reemplaza el yo. Las consecuencias de salud metal son fáciles de prever sobre todo en muchachos en tránsito del colegio a la universidad. En el próximo artículo profundizaremos la trágica tesis: Si estas tenso, ansioso, estresado, con muchos problemas ¡fuma marihuana! 

 

@migueldezubiria
Psicólogo afectivo. Director del Programa SOCRATES para jóvenes talentos en ciencias sociales

por:Miguel de Zubiría

Miguel de Zubiría

google news
whatsapp channel

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.