Saludfebrero 05, 2021hace 4 meses

¡Colorín colorado, el dolor de la inyección se ha acabado!: presentan método para evitar miedo a las agujas en niños

Un método para eliminar el dolor y el miedo a las agujas ha comenzado a ser utilizado por pediatras alrededor del mundo, y ahora llega a Colombia.

Foto: Pixabay. Método para evitar el dolor durante las vacunas y las muestras de sangre

“La colita es mía, es mía, doctor, la inyección, no, no, no”, era sin duda el pegajoso estribillo de una canción infantil que décadas atrás se hizo muy popular en nuestro país, y que pese a explicar la importancia de las vacunas reforzaba un inconsciente de rechazo o miedo a las agujas.

Sin embargo, el paso de los años se encargó de dejar la tonada en el olvido, y ahora un innovador método que comenzará a ser utilizado en un hospital de Neiva también pretende dejar atrás ese miedo al uso de las jeringas.

El método en cuestión se conoce como 'Lean', y comenzó a ser probado desde hace algunos años por especialistas en Estados Unidos, más precisamente en el Children's Hospitals and Clinics of Minnesota, una clínica pediátrica que evidenció la existencia de una importante brecha entre la percepción de sus pacientes y sus trabajadores respecto a los servicios allí prestados, encontrando que parte de las malas experiencias derivaban de los procedimientos que implicaban agujas.

Vea también: ¡Cuidado! Ya comenzaron las falsas ventas de vacunas contra el Covid-19 en la DarkWeb

La aplicación de este método, además de no significar mayor trabajo para los miembros del personal médico, sí terminó derivando, según los informes científicos reportados en revistas especializadas, en menores tiempos de duración de los procedimientos que implican el uso de agujas o jeringas, tales como la extracción de sangre, la canalización intravenosa, y la aplicación de vacunas en general, sobre todo, en los casos en los que los pacientes eran niños, quienes, incluso, salieron felices.

Según el informe, “en las áreas neonatales, las enfermeras pasaron 40 % menos de tiempo en la sala y la duración total del procedimiento se redujo en 60 %, mientras que, en el laboratorio ambulatorio (toma de muestras), los períodos de espera y procedimiento se redujeron en 20 %, lo cual traducen en de 20 minutos a 16 minutos menos”.

Y aunque generalmente se puede pensar que el temor a las inyecciones es propio de los infantes, datos referenciados en el informe de los expertos señalan que “cerca del 25 % de los adultos tienen miedo a las agujas”, habiéndose desarrollado en su gran mayoría durante la infancia, lo cual hace aún más loable que este tipo de iniciativas pretendan ser replicadas por médicos en otras partes del planeta.

En el caso de Colombia, una de las primeras instituciones que anuncia su implementación está ubicada en la ciudad de Neiva, donde el pediatra Miguel Bayona Ospina, conocido en redes sociales como el Dr. Barbuchas, confirmó a través de su perfil de Twitter la importancia de la puesta en marcha del proyecto, recordando que tiempo atrás, mediante el mismo medio, explicó el funcionamiento de esta estrategia.

Le puede interesar: Así podrá saber cuál es su turno de vacunación contra el covid en Colombia

¿Cómo funciona?

La estrategia está basada en cuatro sencillos pilares o pasos, a los que se suma la no estigmatización de estos procedimientos para contribuir a no reforzar los pensamientos populares, los cuales a su vez derivan, según el experto, en fobia a las inyecciones, ansiedad, hiperalgesia (percibir dolores más fuertes de lo que son) y rechazo a los servicios de salud.

El primer pilar del método se basa en el uso de medicamentos para desensibilizar o anestesiar la piel, minimizando el dolor propio de la punción. Los informes hablan del empleo de lidocaína al 4 %.

Lea además: La lucha no es solo contra el coronavirus: complete su esquema de vacunación

El segundo pilar se refiere a los casos de neonatos, en los cuales la experiencia de las agujas se puede minimizar a través del uso de azúcares como la sacarosa, o a través de procesos de lactancia.

El tercer punto de la estrategia habla de la disposición o postura de los niños, señalando que los menores que, obligados, son objeto de procedimientos con agujas, tienen una experiencia menos placentera.

De igual modo, los expertos señalan que la práctica se puede mejorar cuando se sienten protegidos durante el uso de las agujas, lo cual se logra a través de contacto piel con piel con sus padres o personas de confianza.

Más noticias: Verdad o mito: cinco cosas que usted debe saber sobre el VIH

Cuando los niños son “grandes”, según los expertos, la experiencia puede mejorarse cuando estos están sentados sobre las piernas de una persona que les trasmita seguridad.

El cuarto ítem se basa en el uso de distractores, entre los que se cuentan libros, elementos para hacer burbujas, juegos manuales, y en algunos casos videojuegos.

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí