Saludmayo 15, 2021hace 10 meses

La importancia de las UCI: más que ventiladores sofisticados, una esperanza de vida

Le explicamos la función que cumplen estas unidades al interior del sistema de prestación de servicios de salud, y por qué contar con alto porcentaje de capacidad de estas es vital en tiempos de covid.

Por estos días, las cifras de ocupación de las unidades de cuidado intensivo (UCI) se han convertido en portada de los principales medios de comunicación. Las noticias de la falta de ellas, o las demoras y problemas para la creación de nuevas, se han convertido en centro del debate político nacional, en tiempos en los que su existencia es vital para la sobrevivencia de miles de afectados por el covid-19 alrededor del mundo.

Pero, ¿qué es una UCI?, ¿para qué sirve? Para empezar, es necesario explicar la sigla: Unidad de Cuidados Intensivos.

Son aquellos sectores al interior de los hospitales destinados para el cuidado minucioso de pacientes de alto riesgo. En ellas, los pacientes luchan por sobrevivir, apoyados de un sinnúmero de aparatos, máquinas sofisticadas y expertos médicos que apoyan la realización de funciones básicas del cuerpo, que son difíciles para los pacientes debido a su estado de salud.

Vea también: Este es el panorama de UCI en Colombia iniciando julio

Sin embargo, una UCI es más que un complejo y coordinado esquema de máquinas, estas unidades también requieren la presencia de personal especializado y capacitado en la atención de pacientes en estado crítico.

En la coyuntura actual, en la que aún no se ha patentado una cura para el coronavirus, el papel de las UCI se ha vuelto cada vez más relevante en la difícil misión de salvar vidas, debido a que dicho virus ataca principalmente las vías respiratorias, complicando una de las funciones básicas para la supervivencia: la respiración.

En dichas Unidades, el personal médico se encarga de suministrar oxígeno a los pacientes, y en muchos casos suplir los movimientos pulmonares que se ven afectados por la enfermedad. Razón que justifica la existencia en dichos escenarios de los respiradores artificiales, cuya función precisamente es ayudar a los pacientes a realizar el intercambio gaseoso requerido para el funcionamiento de sus órganos vitales.

En dichas unidades, los pacientes son en la mayoría de casos entubados. Un procedimiento que consiste en la instalación de un canal directo hasta la tráquea, que conecta el cuerpo del paciente con el respirador mecánico, el cual alterna la entrada de oxígeno con la salida de los gases residuales, o dióxido de carbono.

Lo anterior, mientras que otros mecanismos se encargan de regular el suministro de fármacos o medicinas requeridos por el paciente en su proceso médico, al igual que ir registrando y monitoreando los síntomas del paciente.

Le puede interesar: Estudio revela que enfermos graves de covid-19 pueden sufrir daño cerebral

Esta no es una tarea solo de máquinas, pues es necesario contar con el personal capacitado para la manipulación y control de todos estos medios tecnológicos, de forma que actúen de la forma adecuada y suplan las necesidades específicas del paciente para su sobrevivencia.

Adicional a ello, los gases usados allí, e incluso la cama, también cumplen con algunos requisitos particulares, que permiten ayudar al personal médico a velar por la continuidad de la vida de sus pacientes.   

 

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí