Tendenciasenero 13, 2022hace 4 días

Niños cazadores de gatos, la cruel práctica que sigue siendo tradición

Nadie sabe el origen de esta polémica tradición, que parece más antigua que la memoria de los más ancianos del lugar.

Niños cazadores de gatos, la cruel práctica de TombuctúNiños cazadores de gatos - Foto: Pixabay / Imagen de referencia

Kadi Ben Wahab, de 15 años, saca pecho y posa, orgulloso, para una foto junto a varios amigos, antes de salir a cazar gatos en la ciudad de Tombuctú, en el norte de Malí.

Este joven y su grupo de amigos perpetúan una tradición de la ciudad: cuando cae la noche recorren las calles como una banda de cazadores para atrapar, despellejar, cocinar y comer gatos. Después, lanzan las pieles de los gatos sobre los cables eléctricos tendidos sobre los callejones.

Niños cazadores de gatos, la cruel práctica que sigue siendo tradición
Foto: AFP

Vea, además: ¿Por qué a los gatos les gustan tanto las cajas de cartón?

"A este lo maté hace unos días", cuenta Kadi, apuntando a una piel de gato colgada en uno de los cables.

El chico asegura ser el mejor cazador de gatos de su barrio y, por ello, el líder de su banda.

Los menores a su lado tienen entre seis y 12 años. Fuera de sus escapadas nocturnas, llevan una vida normal: van a la escuela durante el día y cenan con sus familias por la noche.

Pero después, suelen escaparse para cazar gatos, siempre en barrios distintos de los suyos. Su arma predilecta es una trampa de madera con un trozo de carne de cordero pestilente como carnada.

Pero también usan antorchas para cazar y matan a sus presas con garrotes. Los más avispados tienen incluso perros amaestrados.

Una vez que capturan al gato, lo matan y despellejan. Los niños se anudan la piel en la cintura y van de casa en casa bailando y cantando. Los adultos, entre divertidos y perplejos, les prestan utensilios de cocina para que cocinen a su presa.

Este extraño pasatiempo entretiene a los niños dentro del duro contexto en el que viven. Malí es uno de los países más pobres del mundo. Tombuctú, una ciudad situada en la entrada al desierto del Sáhara, a poca distancia del río Níger, se sitúa en el norte del país, enlutado por la violencia yihadista desde hace nueve años.

Gatos_AFP
Foto: AFP

El mejor cazador

Ninguno de los habitantes de Tombuctú pudo detallar el origen de esta peculiar tradición, que parece más antigua que la memoria de los más ancianos del lugar.

El poeta local Sane Chirfi recuerda, remontándose en el tiempo, que cuando octogenario de su familia murió, en su casa ya se encontró una vieja trampa para gatos.

Está claro que data de hace mucho, mucho tiempo, comentó

"Es imposible encontrar a alguien en el pueblo que no haya cazado gatos siendo niño", agrega otro conocido intelectual de Tombuctú, Salem Uld El Hadj, admitiendo que él mismo comió gatos "como cualquier otro habitante de Tombuctú" cuando era un muchacho.

Le puede interesar: De película: hacker secuestró el sistema de seguridad de una cárcel

Sin embargo, Chirfi lamenta que se hayan perdido aspectos de la tradición. Antes solo se cazaban gatos callejeros, ahora los cazadores buscan también animales de compañía.

Abdoulaye Sow, de unos 20 años y vecino del mismo barrio que Kadi, dijo que su gato Pipo fue cazado por niños hace dos meses.

Era un animal fuerte, seguro les costó matarlo, aseguró

Pero "así son las cosas", dice, encogiéndose de hombros, sin aparentes resentimientos, antes de agregar también los chicos de su barrio cazan los gatos de otras personas en otros lugares de la ciudad.

Efectivamente, basta mirar hacia arriba y ver una docena de pieles de gato secas que la banda de Kadi ha colgado en el tendido eléctrico las últimas semanas.

"Él es el mejor cazador", afirma Sow.

Niños cazadores de gatos, la cruel práctica que sigue siendo tradición 1
Foto: AFP

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.