Tendenciasjulio 04, 2022hace un mes

¿Qué tan difícil es salir del clóset en Colombia?

A propósito del día del orgullo gay en Bogotá, hablamos con homosexuales sobre lo difícil que es esconderse por temor a la sociedad.

Orgullo gayImagen de referencia | Foto: AFP

Este domingo miles de personas de la comunidad LGBTIQ+ se reunieron en las principales calles de la capital colombiana con el propósito de gritarle al mundo lo presentes que están en la sociedad, a pesar de las dificultades que han sufrido a lo largo de sus vidas, especialmente en la infancia y adolescencia.

Cada vez es más común observar una pareja gay en las calles de Bogotá y del mundo, pero esto no ha sido así siempre. Durante años, las personas de esta comunidad tienen que reprimir su amor y atracciones por temor a ser juzgados por la sociedad, y más importante, por sus respectivas familias.

Le puede interesar: Estos famosos colombianos hacen parte de la comunidad LGBTIQ+

La marcha LGBTIQ+ cumplió este domingo su versión número 40 en Bogotá. La primera marcha de la comunidad en Colombia se realizó en 1982, luego de que se derogara la norma del Código Penal, la cual consideraba que la homosexualidad era un delito.

Todo este movimiento del orgullo gay inició hace 50 años en Nueva York, luego de que fuera noticia en gran parte del mundo un caso de abuso policial. Después de este hecho, las personas que pertenecen a esta comunidad, junto a inmigrantes y afrodescendientes, se enfrentaron con la policía.

Violencia contra los LGBTI

En Colombia lesbianas, gais, bisexuales y transexuales son blanco frecuente de agresiones en Colombia. En 2021 la autoridad forense registró 47 homicidios, 529 víctimas de violencia interpersonal y 388 de delitos sexuales.

Todo esto, teniendo en cuenta que el 1,8% de los 36 millones de adultos en Colombia se considera parte de la población LGBTI, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Vea también: Marcha del orgullo LGBTIQ+: así se vivió en Bogotá

Orgullo gay

¿Qué tan difícil es dejar de esconderse?

Miguel Molina, comunicador social y periodista, ha enviado un mensaje bastante claro a los jóvenes y niños que todavía no se animan a entregar sus muestras de cariño por miedo a ser rechazados o incluso, violentados.

“Viví una etapa de adolescencia llena de bullying porque estudié en un colegio de estrato bajo y esto definitivamente influye en el machismo”.

Miguel, de 30 años, está completamente convencido de que las personas gais nacen, pero aunque desde siempre tengan clara su orientación sexual, durante gran parte de su niñez y adolescencia las preguntas respecto al tema los atormentan.

Más información: Sin un ojo y desfigurada podría quedar otra mujer trans atacada en Medellín

“Desde siempre tengo memoria de haberlo sido, sin embargo, en la etapa de la adolescencia uno se pregunta ‘por qué no soy como los demás’”.

Tuve que tratar de ocultar ese tema y eso era un conflicto interno muy grande para mí. Saber por qué me atraían más mis compañeros que mis compañeras.

Orgullo gay

“Es muy difícil salir del clóset en una sociedad que tiene muchos tabús al respecto. Mi familia no es una familia retrograda, pero nunca quise salir hasta que se enteraron que salía con un hombre, eso representó un choque muy grande”, dijo.

Sin embargo, indicó que en pleno 2022 “salir del clóset es mucho más fácil que hace unos diez años. Antes nos tachaban de personas raras”.

No deje de leer: “Somos inconvertibles”: Mauricio Toro y su lucha para proteger los derechos de la comunidad LGBTI

Salir del clóset frente a los papás

En mi caso salir del clóset con mi padre no fue tan complicado como con mi madre. Ella tuvo un proceso mucho más demorado para digerir esa noticia. En el momento en el que se enteraron me rodearon con todo el amor y me pidieron que los dejara aceptar el proceso. Conté con la suerte de tener una familia compresiva.

"Siempre tuve el miedo de que me rechazaran, si les iba a hacer daño o que me fueran a sacar de la casa como les ha pasado a muchos amigos", afirmó Miguel sobre sus miedos de revelarle la verdad a su núcleo familiar. 

Así mismo le ocurrió a Christian Castañeda, un hombre de 28 años con orientación homosexual y quien aseguró que lo más complicado de salir del clóset es contarles a los papás. Comparte la misma idea de que el miedo de que lo rechacen e incluso no le permitan vivir más con ellos, es algo que día a día rondaba su cabeza, previo a abrir su verdad.

“Lo más difícil es cuando tienes que decírselo a tus padres, cuando ya estás seguro de que ellos saben tu orientación. En ese momento todas las personas pasan a un segundo plano. Eso es lo más difícil, contárselo a tus padres”.

Curiosamente un mensaje en su celular fue el que lo hizo enfrentar su vida. "Un mensaje de texto llegó un día a mi celular y era de mi novio de ese entonces. Mi mamá lo vio y tuve que enfrentarlos y aceptar que mi pareja era un hombre". 

Vea también: Recusan a congresista por ser gay en medio de proyecto contra terapias de conversión

Pensé que ese momento no iba a llegar nunca y recuerdo que se me quitó un peso de la espalda de muchos años, fue un completo descanso. Yo le diría a las personas que confíen en sus instintos y que lo más importante es que se acepten como son, a partir de ahí todo se va resolviendo

Christian aseguró que aproximadamente a los 16 años, cuando todavía estaba en su colegio, fue cuando decidió hablar con sus padres y algo que recuerda con mucho orgullo era cómo su papá tenía que ir a defenderlo a la escuela del bullying de sus compañeros.

Papá policía

“Fue bastante complicado, incluso lo negué muchas veces cuando ellos me lo preguntaban porque tenía miedo de que no me fueran a seguir queriendo como lo hacían”.

Mi papá es Policía y la sociedad se encarga de decirle a uno que los policías son machistas y homofóbicos. Afortunadamente para mí, mi padre fue uno de los que más me apoyó.

Policía y gay

En cuanto a la definición de su orientación sexual y el identificarse con sus gustos, este joven de 28 años está convencido de que el acompañamiento del núcleo familiar es vital para no reprimir sus sentimientos.

"Hay personas que tienen familia, incluso hijos y después de los años dicen que son gais. Esto no quiere decir que se “hayan convertido”. Personalmente creo que desde que uno tiene uso de la razón sabe cuáles son sus gustos y tal vez a esas personas que después de los años se les dificultó salir del clóset, de pronto fue porque no tuvieron apoyo en su infancia, quizás su entorno familiar no era el mejor". 

Le puede interesar: Anuncian nuevas protestas de motos para esta semana

De la más de 500.000 personas que se identifican como LGBTIQ+ en Colombia, se estima que el 85.1% vive en centros urbanos, el 66.5% tiene entre 18 y 45 años y en su mayoría habitan en viviendas de estratos 3,4 y 6, según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

Ha sido un camino bastante largo con el paso de los años, sin embargo, poco a poco la comunidad LGBTIQ+ es más reconocida en cuanto a derechos en Colombia. Gracias a avances judiciales, a la fecha es posible decir que en este país se es más incluyente en cuanto a la materia jurídica.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.