Colombiaagosto 17, 2022hace 6 meses

Los 13 días en los que se cambió la historia de la elección de contralor general

El Partido Liberal, los conservadores y el Partido de la U cambiaron de opinión sobre su candidato a contralor y expresaron su apoyo a Carlos Hernán Rodríguez.

Bien dicen por ahí que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” y María Fernanda Rangel puede comprobarlo con su sonada candidatura a la Contraloría General de la República y el inesperado giro que dio recientemente su posibilidad de llegar al cargo. 

Hace poco más de una semana la abogada Rangel sonaba como la más opcionada para asumir el liderazgo de la Contraloría. El Partido Liberal, Cambio Radical, los conservadores y el Partido de la U le habían expresado su apoyo públicamente y con documento en mano, lo que parecía poner fin a esta puja. Todo estaba dicho hasta hace pocas horas, en las que el escenario político cambió, tres de los partidos que habían no solo dado su palabra, sino plasmado su firma (la U, el Liberal y el Conservador), modificaron su voto para apoyar a Carlos Hernán Rodríguez.

Documento firmado por partidos políticos

Con esta decisión la balanza se inclinaba para Rodríguez, logrando los votos necesarios en el Congreso de la República, pero ahora, con el reciente anuncio de que el único partido de oposición, el Centro Democrático, también lo apoyará como candidato, su puesto como la cabeza de la entidad está más que confirmado.

Toda una polémica ha rodeado dicha elección y es que, al parecer, el Gobierno Nacional hizo un guiño a los partidos políticos para asegurar que Rodríguez fuera su candidato, aunque se dice que el apoyo de la nueva administración está dirigido a otro postulado: Julio César Cárdenas.

Se habló incluso de una serie de reuniones que supuestamente sostuvo Alfonso Prada, el ministro del Interior de Petro, con voceros de varias colectividades para que movieran su voto en la elección del nuevo contralor.

Vea también: A propósito de la elección ¿cuáles son las funciones del contralor?

De acuerdo con Jairo Libreros, analista político; Prada y Mauricio Lizcano habrían  establecido contactos con voceros de los partidos políticos, sin embargo, no hay una evidencia clara ni precisa, pero “lo que se dice es que uno de los temas que se han tratado es buscar un acuerdo para establecer cómo va a ser la representación de los partidos para apoyar a Rodríguez”.

Sobre esto, en una entrevista con Semana, Alfonso Prada negó cualquier tipo de vínculo con esos temas, aseguró que el Congreso es autónomo en la decisión y que Gustavo Petro se ha mantenido al margen.

“La aplanadora del Pacto Histórico se hizo sentir”

Para Libreros, la habilidad de Roy Barreras al crear nuevamente una Comisión Accidental y escoger a los candidatos que debían pasar el filtro de selección para que se eligiera al contralor fue una jugada inteligente. Y es que aparentemente esto se hizo para que entrara a la lista Cárdenas, el supuesto opcionado de la administración entrante. Con lo que no se contaba es que en ese proceso la candidatura de Rodríguez se fortaleció.

Incluso algunos consideran que él era el candidato del presidente del Senado, Roy Barreras. Pues todo indica que Petro y la bancada del Pacto Histórico no quiere que Rangel sea contralora, señaló el experto.

Sobre si el Gobierno Nacional ha intervenido o no, el experto opina que sí hay una intención política debajo de los apoyos que ha recibido Rodríguez. Todo indicaría que Petro aprendió la lección durante su alcaldía en la capital, pues cuando el representante del Pacto Histórico estuvo a cargo de Bogotá, dio la orden de que su bancada en el Concejo no se involucrara en la elección de un candidato que fuera cercano a su administración porque consideraba que esto afectaba la independencia, en ese entonces fue el contralor elegido quien terminó siendo uno de los funcionarios que le promovieron sanciones por el tema de las basuras y otros problemas de su mandato.

Libreros afirmó que fuentes cercanas le han confirmado que el presidente quiere un aspirante que tenga un nivel de autonomía, pero que no se deje contaminar por los partidos de la oposición o por el contralor de turno.

Parece que Rangel es una de las candidatas de Felipe Córdoba, el actual contralor, y por eso no la quieren elegir, explicó.

¿Un cambio sorpresivo?

Este miércoles la definición del pulso político en la elección de contralor sorprendió a más de uno, aunque Rodríguez fue el mejor calificado en el proceso meritocrático que se hace para asumir el puesto.

La disputa por este cargo está atravesada por muchos rumores. Se dice que la demora en la selección de los últimos ministros obedeció a que se buscaba que los partidos políticos llegaran un acuerdo sobre quién iba a ser el opcionado al órgano de control. Y en el juego político, se podría afirmar que esa pelea la va ganando Petro con los recientes anuncios que le dan una nueva victoria al Pacto Histórico.

Un terreno abonado si se tiene en cuenta que el mandatario le daría un ministerio al Partido de La U, pues si bien no han nombrado al ministro de las TIC, la candidata sería Mery Gutiérrez, aliada de Dilian Francisca Toro, directora de esa colectividad. Caso similar ocurre con el partido Conservador que también tiene puesto en el gabinete con Guillermo Reyes González, el jefe de la cartera de Transporte.

“Gustavo Petro puede perder, pero se la está jugando a fondo con esa alianza de partidos que se declararon de Gobierno para tener mayorías necesarias para tener contralor. Ya tendría los votos necesarios para serlo”, dijo Libreros.

Le puede interesar: “Elección de contralor es un zafarrancho”: director de la Corporación Excelencia a la Justicia

Eso quiere decir que asumiría el puesto un aspirante impulsado por el Pacto Histórico, “de tal manera que no se convierta en un obstáculo para el presidente”.

Sobre el cambio de opinión de los partidos no se puede decir mucho. Era un acuerdo de palabra y estaba sobre el papel, pero en la política no es suficiente. El documento donde se firma el apoyo fue una declaración pública que corresponde a la intención que ese día tenían los partidos. Se podría pensar que lo que buscaba era generar un impacto político, pero no tiene valor jurídico. Es un comunicado donde se llegó a un acuerdo y no por ello implica una obligación, ni les evita que cambien de opinión, no es vinculante y suele ser un mecanismo de presión al Gobierno que, al parecer, dio frutos.

Y aunque no hay ningún delito que crucifique a las bancadas por lo dicho, sí puede verse, según expertos, como un detrimento de la imagen de los partidos y los congresistas en términos generales. Mauricio Jaramillo, analista político, consideró que dicha imagen de está empañada, “pero no necesariamente por a quienes ellos postulan en organismos de control, es mucho más general y amplio y tiene que ver con que hoy no son representativos. Lo del contralor confirma que esos colectivos no defienden los intereses de la gente sino de sus dirigentes”, concluyó.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.