Internacionalseptiembre 30, 2022hace 2 meses

"Nos sentimos como en una isla desierta": colombiana del vuelo que aterrizó en la mitad del océano

Una pasajera narró la odisea que vivió luego de que el avión de Avianca en el que viajaba a Londres tuviera que aterrizar en una isla en la mitad del océano.

Colombiana del vuelo que aterrizó en mitad del océanoImagen de referencia - Foto: AFP

Lo que comenzó para una colombiana como una oportunidad de negocio para su compañía, resultó ser, en sus palabras, una “odisea”. Se trata de una pasajera del vuelo de Avianca AV120 operado por un Boeing-787 que cubre la ruta Bogotá – Londres y que tuvo que aterrizar en una isla en la mitad del océano.

Aunque inicialmente tuvo problemas para obtener su visa, dice que la recibió en muy poco tiempo, lo que alimentó su ilusión de conocer las calles londinenses, donde, además, la esperaba la Maratón de Londres 2022.

Cuenta que en la escala hacia Bogotá, desde donde partía el vuelo, conoció a un joven británico de aproximadamente 18 años con el que entabló una conversación. Descubrió que fue voluntario por tres meses en la frontera de Colombia con Venezuela, donde se prestó para ayudar a los refugiados.

Mantuvo una conversación con el joven y lo invitó a almorzar, gesto que él quiso devolverle con los snacks para comer en el avión, pero ella se negó, argumentando que le iba a salir costoso por la cantidad que pedía.

“Se me dio por comprar comida de más, incluso le regalé a él (joven británico)”. Lo que ella no esperaba es que estos alimentos iban a ser de gran ayuda más adelante.

Vea también: Avión de Avianca que iba a Londres tuvo que aterrizar en isla en la mitad del océano

“En la mitad del océano, como en las películas”

Embarcó entonces el avión y se acomodó en la silla que tenía asignada al lado de la ventanilla – que elige siempre en trayectos largos para dormir mejor – y se dispuso a descansar.

“Habiendo dormido unas cuatro horas y media, después de haber comido, yo sí veía unas luces raras, verdes, y eso que tenía mi antifaz para dormir”.

En ese preciso momento el piloto se dirigió inesperadamente a los 244 pasajeros: “señoras y señores, hemos tenido unas fallas técnicas, todo está bajo control, no se preocupen. Por protocolo debemos aterrizar en el aeropuerto más cercano que es en la isla Terceira, propiedad de Portugal”.

La isla Terceira hace parte del archipiélago de las Azores, Portugal. Como su nombre lo indica, fue la tercera en ser descubierta después Santa María y San Miguel, y se encuentra a 6.037 km de Bogotá; a 1,638 km de Lisboa, es decir unas dos horas y media de viaje en avión; y a más de cuatro horas de Londres, Inglaterra.

“Pues al llegar a la isla, literalmente en la mitad del océano, o sea, estábamos a mitad de camino, la gente comenzó muy tranquila a decir: seguramente van a mandar un avión. Comenzamos a ubicarnos y reportarnos con nuestras familias. Todavía descubriendo qué pasaba”.

Sobre las 10:00 de la mañana (hora de Colombia) Avianca anunciaba lo que había ocurrido con el vuelo, detallando que el avión presentó una “indicación técnica” y que todos estaban en perfectas condiciones.

Sin embargo, la situación de los viajeros en la isla Terceira era otra. El desespero, hambre y ansiedad empezaron a apoderarse de algunas personas, entre las que había niños y adultos mayores preocupados.

“Pasaban las horas y no había café, el wifi no servía, había una sola tiendita para todos, se acababa la comida. Una cosa terrible”. Fue ahí donde la compra de snacks tomó bastante importancia. “(El joven británico) me dijo: menos mal compraste comida de más y yo, bueno, más vale soldado prevenido”.

“A la gente se le están subiendo los humos”

Conforme transcurrían las horas y nadie decía nada, algunos pasajeros del vuelo AV120 empezaron a exigir respuestas a los encargados del aeropuerto de Lajes, no obstante, no podían hacer más que esperar.

Justo cuando pedían saber qué estaba pasando y cómo iban a resolver su situación, uno de los funcionarios les dijo que no podían entrar en el territorio portugués, es decir, no podían salir de la terminal aérea.

Adicionalmente les avisó que un vuelo los iba a llevar a Londres, pero para ello debían esperar más tiempo. “Serán trasladados en un vuelo chárter programado especialmente para asistirles y trasladarlos a su destino final, Londres”, anunció Avianca.

“Nos sentimos todos como en una isla desierta”, expresó la mujer, quien lamentó que en todo lo que llevaban esperando solo habían recibido una botella de agua y un sándwich por persona, sumado a la tensión por desconocer qué iba a pasar con ellos.

En medio de esa situación hubo una luz de esperanza. “Salimos a la 1:15 a. m., acaban de confirmar”, dijo. “Nos van a dar agua, galletas y sándwiches. Aterrizamos a las 5:15 hora Londres”, recalcó mientras daban las 3:30 de la tarde (hora Colombia).

Testimonio de colombiana que viajó en avión de Avianca que aterrizó en mitad del océano

Aunque cuenta que estaba un poco más tranquila que los demás gracias a la meditación, reveló que el ambiente en Lajes era complicado, pues había gente llorando, especialmente señoras mayores y mamás con niños.

Yo me he mantenido muy calmada meditando, pero la gente a mi alrededor no. La mayoría tiene niños chiquitos, señores mayores que están completamente desesperados por llegar a sus destinos

Detalló que su permanencia en ese aeropuerto fue difícil, pues los tenían esperando en “una sala completamente sellada”. “Había bebés acostados en sillas y gente en el piso”.

Reconoció que “no era fácil enviarnos rescate porque, literal, estamos en la mitad del océano". Aunque un detalle llamó su atención:

“Me impresionó como todos, sin importar si estábamos en la fila de business class, en ejecutiva, en la de atrás o en la ‘perrera’, como le llamamos los colombianos al lado del baño, estamos en las mismas condiciones, en el mismo salón. Nadie está en un VIP y todo el mundo está con una generosidad, completamente tranquilos, con las maletas, carteras; ayudándonos, escuchándonos, conciliándolos. Me di cuenta que quien gana esta batalla es quien gana la batalla de su mente y se mantiene tranquilo”.

“Se evitó una catástrofe y la pérdida de muchas vidas”

Mientras esperaban decidieron pedir a las autoridades portuguesas un momento para salir y respirar aire puro, lo que les permitieron hacer por grupos. Fue allí cuando les explicaron que no podían visitar la isla por no estar en territorio continental y no existir una notificación previa (de Avianca), por lo que no se pudo hacer un proceso de inmigración.

No obstante, no fue lo único que dijeron. Funcionarios portugueses revelaron que lo que sucedió con el avión fue que presentó “un problema muy grave en un motor”, por lo que la emergencia pudo haberse convertido en "tragedia".

Le puede interesar: ¿Vuelo de Avianca pudo terminar en tragedia? Funcionarios portugueses hablan de falla del motor

"Tuvimos mucha suerte porque si esta isla no hubiera estado aquí, no estaríamos contando la historia. Esto hubiese sido una catástrofe".

Es importante señalar que hasta el momento Avianca no ha revelado las razones específicas que obligaron a la aeronave a aterrizar en la isla de Portugal, en medio del océano.

“Realmente nos deja atónitos a todos, con mucha racionalidad y gratitud de que podemos contar esta historia, de que somos sobrevivientes y no pasó a mayores”.

Finalmente, sobre las 8:00 de la noche (hora Colombia) llegó el vuelo de rescate y pudieron embarcar para dirigirse por fin a sus destinos. Aunque para algunos lo vivido se tradujo en una pésima experiencia, para esta pasajera se trató de una muy enriquecedora.

Es muy poderoso lo que se está viviendo aquí. Los aprendizajes que deja esto de que la vida en cualquier momento se puede ir

Así las cosas, llegaron a salvo a Londres, y entre las conclusiones de este episodio, la viajera se llevó importantes aprendizajes:

Una “verdadera aventura no planeada. Dicen que esas son las mejores o las que dejan mejores enseñanzas y de eso no tengo duda, esta fue una de ellas”.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.