Internacionaljulio 05, 2022hace un mes

¿Cuáles son las diferencias principales entre la Constitución actual y el nuevo texto de Chile?

Con el texto en la mano el presidente Gabriel Boric se enfrentará a las urnas en un plebiscito que definirá la aprobación de la ciudadanía.

Presidente de Chile Gabriel BoricPresidente de Chile Gabriel Boric, Foto: / AFP

El Gobierno de Chile presentó recientemente el borrador oficial de su nueva Constitución, casi tres años después de el llamado “estallido social” en el país y bajo los tiempos establecidos, el Ejecutivo culminó los 388 artículos permanentes que responden a las demandas impuestas por la ciudadanía por medio de las protestas de aquel entonces.

La nueva Carta Magna será sometida a un plebiscito el próximo 4 de septiembre, donde los chilenos decidirán si aceptan o rechazan este texto, que reemplazaría la actual Constitución promulgada en 1980 durante la dictadura del general Augusto Pinochet.

La Convención Constitucional le entregó al presidente Gabriel Boric el texto oficial para ser difundido por todo el país, el Gobierno espera que en los próximos dos meses la ciudadanía tenga acceso y claridad sobre dicho documento. “Que estos dos meses sean una escuela cívica para todos y todas”, aseguró el primer mandatario chileno en su cuenta de Twitter.

Le puede interesar: Los cambios importantes que implicaría la nueva Constitución propuesta en Chile.

¿Cuáles son las diferencias principales entre la Constitución actual y el nuevo texto?

Este proyecto contemplaba inicialmente una variedad de cambios y actualizaciones basadas en la democracia, con garantías de derechos sociales como la inclusión, la igualdad de género, una economía responsable y una consciencia con el medio ambiente. Estos fueron los ejes centrales de los reclamos durante las manifestaciones de hace casi tres años y que esperan encontrar un conceso en la próxima Carta Magna.

Puede leer: Chile tiene lista su nueva constitución: ahora será el pueblo el que la apruebe.

En temas de democracia, a diferencia de la actual, el borrador garantiza mecanismos de participación popular a la ciudadanía, por medio de entidades gubernamentales en todo el territorio, incluyendo los pueblos indígenas.

“Esta constitución se crea en democracia, ese es el primer factor diferenciador frente a la Constitución de entonces, aquí vemos que hay una participación de diversos sectores y hay una heterogeneidad de actores involucrados en el proceso de socialización”, asegura Germán Campos-Herrera, académico e investigador asociado del Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales de Chile.

En inclusión social, es la primera vez que la Carta Magna respalda con igualdad los derechos entre otros, los de las mujeres, niños y niñas, adolescentes, pueblos indígenas, personas discapacitadas y la diversidad de género. Reconociendo sus derechos humanos, integrales y sociales, garantizando la representación de todos, los derechos sexuales y reproductivos, la paridad de género y la libre expresión constatados allí.

Además, en cuanto al territorio, la nueva Constitución establece a Chile como un Estado Regional, lo que determina que las políticas públicas responden a las necesidades regionales de acuerdo con las coyunturas locales, respaldando la autonomía gubernamental de las regiones y municipios, incluyendo la independencia, por primera vez en las leyes de los pueblos indígenas en sus territorios.

Además: Chile presentó el mayor aumento del salario mínimo en 29 años.

Así mismo, el sistema jurídico se dividirá en dos, el tradicional para ciudadanía no indígena, y uno específico que abarque las necesidades, tradiciones y costumbres de los pueblos nativos.

Otro punto clave de cambio, son las responsabilidades que debe asumir el Gobierno chileno con la economía y el medio ambiente, generando leyes de protección a la naturaleza y sus recursos, y garantizando una equidad territorial. Además, se compromete a promover una sostenibilidad fiscal de las finanzas, donde el Estado sancione los abusos del mercado y proteja los derechos de los consumidores.

“Boric ya ha avanzado en estos temas, y así lo dejó claro en la última Cumbre de las Américas, con sus aciertos y desaciertos fue un referente para los temas principales allí. Implantó la agenda que deben seguir los futuros Gobiernos de América Latina e instó a Estados Unidos a formar parte de esta”, afirma el académico.

¿Qué pasaría si no se aprueba el borrador de la Constitución en el plebiscito?

De acuerdo con los resultados de las encuestas durante las últimas semanas, sobre la conformidad de la ciudadanía ante el borrador de la Constitución, el porcentaje de desacuerdo de la población chilena supera el 70%, lo que ha generado muchas expectativas sobre el posible resultado en las urnas.

Donde el rechazo gane habría la opción de un plan b, una tercera salida con modificaciones a este mismo texto, pero eventualmente seguiría rigiendo la Constitución de Pinochet”. Esto podría generar un estado de incertidumbre y aún más rechazo al Gobierno de Gabriel Boric.

“Durante casi un año diferentes fuerzas políticas tuvieron que conciliar sobre este proyecto y de no ser aprobado, sería una gran pérdida y costo altísimo el que sufrirían las élites políticas en Chile en caso tal de que no se apruebe”, sostiene Campos.

¿Qué garantías existen en la práctica?

Es necesario establecer que en caso de aceptarse la nueva Constitución, este es solo el inicio para una carrera de diseño y aprobación de leyes y políticas públicas, que puedan garantizar en la practica los derechos establecidos en la Carta Magna. “Es allí donde se ven las realidades y los limitantes”.

“Eso fue lo que pasó con la Constitución del 91 de Colombia, que de hecho fue un referente para Chile, era una de las más garantistas del mundo, pero de ahí a que se traduzca en políticas de calidad de vida para los colombianos, hay grandes vacíos y términos de ambigüedad, que con el tiempo, se han tenido que hacer reformas para optimizar lo escrito en la Constitución”.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.