Mujeres que inspiran: la historia de un sueño cumplido por la solidaridad

Belsy Rodríguez lucha todos los días por sacar adelante a su hijo que está en condición de discapacidad, razón a la que se unió la policía Aileen Gómez.

1 Oct 2020 11:07Por: Noticiasrcn.com

Antes de que iniciara la cuarentena en Colombia, Bleidys Rodríguez vendía dulces a las afueras de los colegios en Riohacha, pero durante la pandemia se quedó sin trabajo, del cual depende la manutención de su hogar y el cuidado de su hijo Moisés, un niño que nació sin pelvis ni cadena, pero que gracias a Aileen Gómez, lograron mejorar sus condiciones de vida.

Bleidys Rodríguez, cuando cierra la puerta de su casa deja atrás los problemas, ella se gana la vida endulzando la vida de otros. Con trabajo constante dedica gran parte de su vida a trabajar para lograr sacar adelante a su familia.

Vea también: Mujeres que inspiran: Janett, una madre que no se rinde ante adversidades

“Tengo un niño qué nació con una discapacidad, el no retine la orina y son siete pañales diarios”, relató Bleidys Rodríguez Mejía.

En pandemia su punto de venta también entró en cuarentena, los estudiantes no regresaron al colegio. “Ahí yo me quedé sin nada. Yo decía, Dios mío que voy a hacer yo si no sé hacer nada más, no me puedo emplear en una casa de familia porque el niño no me lo permite, porque ellos en esa condición son muy de su mamá”.

La misión era hacer lo que sea para calmar el hambre de su pequeño Moisés de 6 años en condición de discapacidad.

Su jornada de trabajo empieza con los primeros rayos del sol porque para esta mujer de 49 años y seis hijos el cansancio no existe. “Trabajando, pero duro, por aquí todo el mundo es testigo de lo que yo he luchado”.

Varios pares de sandalias quedaron destruidas en las polvorientas calles del barrio Aeropuerto de Riohacha, luego de recorrer las calles consiguiendo algo de comida.

La familia López rodríguez, habitaban una casa hecha de barro, chatarra y pedazos de madera, pero esta condición estaba por cambiar. El buen corazón de otra mujer, vestida de verde oliva contribuyó para que en dos meses la familia de Bleidys mejorara sus condiciones de vida.

Le puede interesar: Mujeres que inspiran: perdió la vista pero no las ganas de emprender

“Fui a su casa a llevarle un mercado con un compañero, ahí surgió la idea de hacerle una vivienda para mejorarle la calidad de vida a Moisés. Y ahí fui, tocando puertas, ferretería por ferretería y me donaron todos los materiales para realizarle el sueño”, contó Aileen Gómez.

La nueva normalidad poco a poco retorna a las calles de Riohacha. La venta de dulces ya se reactivó, pero el dinero no le alcanza, por lo que Bleidys espera poder conseguir un empleo que le endulce a ella los días, confía en Dios y en que muy pronto la historia de si vida tome un nuevo rumbo.

NoticiasRCN.com