Tendenciasnoviembre 02, 2022hace un mes

La historia del músico que logró sus sueños escapando de su propia familia y el narcotráfico

El padre de este artista fue el primer delincuente de renombre en Colombia, el ídolo de Pablo Escobar y quien trajo la coca, el contrabando y la mafia al país.

Ramón-Artistizabal Ramón Artistizabal, artista colombiano. / Cortesía Ramón Aristizábal

Ramon Aristizábal es músico, pintor e ingeniero ambiental. Ha compartido escenarios con Julieta Venegas, Camila, y otros artistas de talla internacional. Trabaja en la producción de una serie, tiene una importante trayectoria en México, está próximo a lanzar un nuevo sencillo llamado ‘14 mente’, y en diciembre expondrá su arte en la prestigiosa Art Basel de Miami.

Pero a este recuento de su exitosa vida le falta un detalle: también es hijo de Ramón Cachaco Aristizábal. ¿Les suena el nombre?

Ramón Cachaco: el primer delincuente de renombre que tuvo Colombia  

Con zapatos de charol, traje, corbata y sombrero vestía Ramón Cachaco, el primer delincuente de renombre que tuvo Colombia. Fue traficante y ladrón de bancos y joyerías en los 60, y aunque de él poco se habla, es quien trajo por primera vez al país la pasta de coca desde Ecuador.

Dicen que era un hombre apuesto, de estatura media, con pelo corto y bigote. Era devoto de la Virgen del Carmen, aficionado a la salsa, buen bailarín y fanático de la agrupación chilena, Los Ángeles Negros.

Su hijo lo describe como un genio, pero toda esa inteligencia era utilizada para engañar, al mejor estilo de un ladrón que aceptaba ser delincuente y que además, siempre quería sobresalir.

Siga viendo: Admirable: Daniela Álvarez, ahora con prótesis, volvió a correr

“Una vez mi papá se disfrazó de pordiosero y se hizo al lado de una joyería. Él se untó de popo de perro, también untó la chapa del local y se acostó esperando que llegara el dueño. Llegó el man y le dio mucho asco abrir la puerta, entonces mi papá le dijo a él que le ayudaba y que le diera lo que quisiera por eso; el dueño aceptó y en el momento en el que le soltó la llave, mi papá  le sacó duplicado y en la noche volvió y lo robó”.

Pero la actividad criminal de este hombre no se quedó en atracos a joyerías y bancos. La famosa frase “quieren plata o quieren plomo” no es de Pablo Escobar, es del Cachaco Aristizábal, quien fue el artífice del ‘contrabando del siglo’, cuando llevó ilegalmente de Maicao a Medellín 35 camiones de whisky y Marlboro, pasando por varios peajes sin ningún problema.

“Mi papá fue el primer delincuente de renombre en Colombia. No tumbaba aviones ni acribillaba gente como ocurría en los 80, era un man que entraba solo a los bancos y los robaba. Conoció a mi mamá a los 18 años y lo empezaron a hacer juntos”.

La historia comienza así: los padres de Ramón Aristizábal fueron quienes trajeron la mafia a Colombia.

La vida de este músico estuvo marcada por el crimen, el narcotráfico y la violencia. Creció en una casa llena de armas, con una madre que cargaba en su cartera una pistola y que era temida en Medellín por sus actividades delincuenciales. Una vez - cuenta - Jael, como acostumbra a llamar Ramón a su mamá, peleó con su medio hermano y en medio de una acalorada discusión le disparó dos veces en el pie.

El gran amor de Jael fue Ramón Cachaco Aristizábal, pero su historia terminó cuando él fue asesinado a los 33 años. Fue atacado por la espalada por su mejor amigo, que resultó sentir tanta envidia por él como para terminar con su vida.

Ramón Cachaco Aristizábal
Ramón Cachaco Aristizábal - Foto: archivo Universidad de Antioquia

“A mi papá lo matan a los 33 años, cinco meses después de que yo nací. Mi mamá sigue en este tema entonces desde que yo tengo memoria estoy en salas de mafiosos que hablaban de mi papá como un Robin Hood. Yo conocí a Pablo Escobar cuando tenía como 6 años y él me decía que su ídolo era mi papá”.

“Un esquimal que nació en Panamá”

“Un esquimal que nació en Panamá”, así describe Ramón Aristizábal la forma en que se sentía cuando estaba pequeño, como dicen por ahí, en el lugar equivocado. “Yo siempre fui muy diferente. Nunca compartí lo que hacía mi mamá, aunque no la juzgaba, pero por eso me fui de la casa a los 20 años. Mi mamá tenía 23 entradas a la cárcel ¿Quién tiene una mama así?”.

Y aunque su infancia transcurrió entre narcos y señalamientos por las actividades de sus padres, su vida también estuvo llena bastantes privilegios.

“Recibí mucho apoyo de mi mamá porque era una persona muy adinerada, yo era único hijo entonces lo tuve todo”.

A los 7 años, Ramón tenía tres motos, 17 bicicletas, varias baterías, una guitarra eléctrica y un estudio en su propia casa. Encontró en la música y el deporte su identidad y una realidad que lo alejaba de la ilegalidad. “Yo me dedicaba a eso, y era muy bueno, fui campeón de motocross tres años, fui campeón nacional de bicicleta y me concentré en el arte mientras mi mamá traqueteaba. Me formé solito. Esa fue la relación que tuvo el narcotráfico con mi carrera musical, me dio mis cosas y yo seguí mi vocación”.

Ramón Aristizábal
Ramón Aristizábal - Foto: Instagram @ramonaristizabal

Ramón no heredó los negocios de sus padres, pero en su sangre el legado si está presente. Aunque lo suyo no es la salsa, es el pop. Y además de los gustos musicales, heredó el ímpetu de su padre, porque lo que se propone, lo cumple. Y por supuesto, también sacó el carácter de su madre. Dice que se parece a ella en la amabilidad y el humor, pero jamás en la violencia que la caracterizaba.

“Para mí la música es identidad”

Cuando salió de su casa continuó su carrera musical y llegó a México. Allí ganó dos premios Artista Revelación y un puesto 10 en MonitorLatino, entre 500 canciones que estaban sonando en el país. Esto lo logró de manera independiente, sin ninguna disquera.

Ramón Aristizábal
Ramón Aristizábal - Foto: cortesía

Hace poco tiempo llegó a su tierra nuevamente y ahora, trabaja en un proyecto con el que busca contar la historia no contada de sus padres.  

“Desde que tengo 15 años muchos periodistas y productores han querido saber quién era Ramón Cachaco. Lo que yo hice fue tomar el toro por los cuernos”.

Junto a su madre, que falleció en noviembre del año pasado, este artista escribió con detalle lo que ocurrió con sus papás en los 60. Él los compara con Bonnie y Clyde, una pareja de ladrones estadounidenses en 1930 que se pasaron cinco Estados robando bancos para desafiar el Gobierno, hasta que fueron asesinados. “Mis papás son ellos en versión latina, en el marco de su historia de amor y los bancos que robaron acá en Medellín y México”.

Con esta serie, Ramón busca que su música pueda ser escuchada a través de su historia. “Quiero ser el primer vocero de esto y hacerles un homenaje. No trato de decirle a la gente que fue bueno o malo, eso lo decide cada quien, pero si quiero resaltar el ímpetu que tuvieron para ser tan originales en un país en el que la gente roba, pero de frente te dicen que son otras personas. Mis papás salieron a la calle a decir, ‘somos ladrones, y somos los mejores’”.

Le puede interesar: Bob Dylan revelará grandes secretos sobre componer canciones en su nuevo libro

A su exitosa carrera musical y artística ahora le sumará experiencia como productor. Su música será parte importante de esta serie que le contará al país la historia del primer delincuente de renombre. Pero con esto él planea dejar una importante reflexión: “esa es mi familia, pero para mí es mandar un mensaje en el país de que no tenemos que ser igual a nuestros papás. Lo bacano es que yo soy distinto a ellos”.  

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.