Bogotámayo 23, 2021hace 5 meses

La pesadilla que ha vivido un hombre por llamarse igual a un jefe paramilitar

Hernán Troncoso afirma que esta desafortunada coincidencia estancó su vida, pues no ha encontrado un trabajo estable y vive en medio de problemas jurídicos.

Llamarse igual a otra persona, en nombre y apellido, para algunos puede ser una coincidencia, para otros un tremendo dolor de cabeza.

En el país, según la Registraduría, hay 578.000 ‘tocayos’ u homónimos, muchas de estas personas han entablado procesos contra el Estado por los problemas que esta coincidencia les ha traído. 

"¡Qué tristeza para mí haberme llamado Hernán Troncoso!", lo dice un hombre que lleva el mismo nombre de un jefe paramilitar, que sembró el terror en los Llanos Orientales y es acusado de 257 asesinatos en los departamentos del Meta y Arauca.

Troncoso afirma que esta desafortunada coincidencia ha estancado su vida.

Vea también: Duró 10 años como habitante de calle y ahora lucha por recuperar su vida

"Tengo 69, no puedo trabajar por la cuestión del problema que tuve (...) yo estoy jodido, estoy enfermo", expresó el hombre.

Hoy debe andar con un maletín envejecido, atestado de papeles que demuestran su inocencia y son prueba de su karma o afirma que esta desafortunada coincidencia ha estancado su vida.

Demandó al Estado porque en los últimos 20 años ha sido detenido 15 veces en Bogotá por este error. Sin embargo, el Consejo de Estado le notificó que solo le reconocerá $2.500.000 como indemnización.

Le puede interesar: La historia de la mujer que vendió a su bebé por un millón de pesos en Casanare

"Es como otro daño que me hicieron a mí otra vez, eso es como volver uno a la cárcel otra vez", aseguró.

Un experto jurista consultado por Noticias RCN resaltó que la sentencia evaluó el daño moral de Troncoso en salarios mínimos diarios y no lo hizo, como lo señala la jurisprudencia, en salarios mínimos mensuales.

Lea además: Capturan a 'Los Escultores', señalados de traficar droga en piezas artísticas

"Ese resarcimiento, esa indemnización resulta ser totalmente exigua y no es reparador para la magnitud del daño que padeció este ciudadano", afirmó Juan David Zárate López, experto en fallos contra el Estado.

Mediante una tutela, un abogado de oficio impugnó el falló, mientras tanto, Troncoso sigue a la espera de que le reconozcan justamente dos décadas de prejuicios morales y económicos.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí