Economíamarzo 15, 2021hace 8 meses

Así logró una compañía dejar de enviar 96 toneladas anuales de basura a relleno sanitario

La empresa cuenta con un sistema de gestión integral de residuos que minimiza el impacto ambiental en su planta de producción en Tocancipá, Cundinamarca.

Compañía dejó de enviar 96 toneladas de basura al relleno sanitario cada añoFoto: Kimberly-Clark

La conciencia por el impacto que las acciones de los seres humanos tienen en el medio ambiente ha llegado hasta los altos cargos de las compañías, donde el manejo consciente de residuos y las soluciones ambientales de mayor eficiencia se convirtieron en una necesidad.

En los esquemas de producción de las empresas son importantes la valorización, gestión y disposición integral de los residuos, puesto que evidencian soluciones eficaces y procesos amigables con el planeta. Para esto se utiliza tecnología de punta para los tratamientos de las basuras y trazabilidad de los procesos para el aprovechamiento de materias primas.

Vea también: Alerta en San Andrés: aumentaron desechos en los océanos tras la pandemia

Teniendo en cuenta lo anterior, la compañía Kimberly-Clark anunció el cumplimiento de una de sus metas más importantes hacia la Estrategia de Sustentabilidad 2030: ‘Cero Residuos en rellenos sanitarios’, que desarrolla en su planta de producción ubicada en Tocancipá, Cundinamarca.

“De la mano de nuestro aliado Industria Ambiental, Grupo Ática, trabajamos en una estrategia de aprovechamiento de residuos que reafirma nuestro compromiso con el medio ambiente”, afirmó Juan Felipe Isaza, gerente general de Kimberly-Clark en Colombia.

La compañía, desde noviembre del 2020, envía sus residuos industriales y ordinarios al Grupo Ática, para que sean aprovechados y utilizados en procesos de generación de energía y fabricación de nuevos productos.

Lea además: Empresas se unieron para sensibilizar sobre el reciclaje a cerca de 900.000 bogotanos

“Por medio de esta cooperación promovemos la economía circular, pues generamos valor agregado a estos residuos y los convertimos nuevamente en materias primas”, sostiene Isaza.

En el 2019, del total de residuos generados por la compañía, únicamente el 2 % se destinaba a rellenos sanitarios en el país. Aunque este porcentaje pueda parecer bajo, contemplaba alrededor de 96 toneladas anuales de desechos ordinarios, es decir, material no aprovechable como residuos derivados de los baños de las plantas y otros elementos de los puntos ecológicos donde los colaboradores separan sus desechos.

Le puede interesar: Inicia la recuperación de la laguna de Suesca cuyo nivel bajó considerablemente

En su planta de Tocancipá, Kimberly-Clark fabrica los pañales de su marca de cuidado del bebé, Huggies, y las toallas higiénicas de su marca de cuidado femenino, Kotex.

De los dos procesos se derivan residuos industriales, que son sometidos a procesos de aprovechamiento energético o son reutilizados para la fabricación de nuevos productos de la compañía.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.