Economíadiciembre 10, 2022hace un año

¿Recesión inevitable? Expertos predicen oscuro panorama económico en 2023

Los movimientos de los inversionistas y las crisis geopolíticas en el mundo, amenazan con la economía para el año entrante.

RecesiónInflación y recesión: predicciones economía para 2023. / Foto: Pixabay.

La economía colombiana y mundial en el último semestre de 2022 no ha dejado buenos pronósticos para lo que puede ser el 2023 o al menos en el inicio. La amenaza de una recesión es inevitable luego de la alta taza de inflación que se ha acrecentado en estos meses recientes. 

De hecho, hay quienes no le tienen tanto temor a la recesión, como sí se la tienen a la inflación, algo que impactaría de manera negativa y bastante fuerte en los bolsillos de los ciudadanos del común, en especial en aquellos de estratos medianos y bajos. Es más, algunos expertos creen que la recisión el año que viene es necesaria para controlar la inflación. 

Así lo dice José Luis León, Country Head de Colombia y Perú de Natixis Investment Managers. "La expectativa del mercado es mixta. Por un lado, hay un inmenso sentimiento de que en 2023 veremos una recesión, un aumento en las tasas de interés, una alta volatilidad y una lucha de los bancos centrales por controlar la inflación, principalmente en países emergentes como Colombia. Sin embargo, no todo es negativo, se espera que los activos en renta fija vuelvan a registrar valorizaciones", dice en un informe de la empresa.

Las instituciones consideran que el error en la política de los bancos centrales es una de las mayores amenazas para la economía. Sin embargo, la mayoría (65%) afirma que el riesgo de recesión, resultado probable de la política de los bancos centrales, palidece frente al riesgo de estanflación, es decir, un periodo de crecimiento negativo del PIB con una inflación arraigada y una espiral de desempleo.

Pero no todas las noticias relacionadas con la inflación son negativas: ante las perspectivas de que los bancos centrales sigan luchando contra la inflación con subidas de las tasas en el nuevo año, siete de cada diez inversionistas institucionales (72%) creen que el aumento de las tasas de interés marcará el resurgimiento de las inversiones tradicionales en renta fija, mientras que el 56% son alcistas en los mercados de bonos en 2023.

"A pesar de los fuertes vientos en contra de la economía, las instituciones son notablemente alcistas en la mayoría de las clases de activos, y ven un crecimiento oportuno para los gestores activos en medio de la actual perturbación del mercado", dijo Andrew Benton, director ejecutivo y jefe de Europa del Norte y MENA de Natixis Investment Managers. Y añadió: "Tras una década de precios de las acciones en alza impulsados por las bajas tasas de interés, 2023 es el año en que el mercado vuelve a reconocer que las valoraciones importan y que los argumentos a favor de la renta fija tradicional son más convincentes.

Perspectivas del mercado en 2023: más volatilidad 

Mientras que la inflación y las tasas de interés son las dos principales preocupaciones de los inversores institucionales en materia de riesgo de cartera, el 57% cita la guerra como la mayor amenaza económica mundial, un sentimiento que es más fuerte en Europa (68%). El deterioro de las relaciones entre EE.UU. y China también se considera una de las principales amenazas, una preocupación indicada por el 47% de las instituciones en Asia y el 53% en EE.UU. después de las elecciones de mitad de mandato, frente al 25% antes de las elecciones.

Por último, el 65% de los inversionistas institucionales de todo el mundo cree que las ambiciones geopolíticas de China conducirán a una bifurcación de la economía mundial en un orden de dos mundos, en el que China y Estados Unidos representarán las mayores esferas de influencia.

Las instituciones están divididas en cuanto al resultado de la política sobre los resultados económicos: el 53% prevé un aterrizaje seguro y el 47% un aterrizaje forzoso. El 69% está de acuerdo en que las valoraciones todavía no reflejan los fundamentos, pero el 72% cree que los mercados finalmente se darán cuenta de que las valoraciones son importantes.

El 60% cree que los valores de gran capitalización superarán a los de pequeña capitalización, y que el rendimiento superior provendrá probablemente de los sectores sanitario, energético y financiero. Los inversores institucionales creen que los sectores de consumo discrecional (42%) y el inmobiliario (47%) son los que más probablemente obtendrán un rendimiento inferior, ya que en 2023 se producirá un aumento de las tasas y un descenso de los precios de la vivienda.

Los inversionistas son mayoritariamente alcistas con respecto a los valores privados (62%) y la renta fija (56%), y se dividen entre alcistas y bajistas con respecto a las acciones y la deuda privada. Son mayoritariamente bajistas en el sector inmobiliario comercial (82%), y el 61% está de acuerdo en que la prevalencia actual del trabajo a distancia provocará una fuerte depreciación de los activos inmobiliarios comerciales.

Con el renovado interés por los bonos y a medida que los bancos centrales retiran gradualmente sus programas de compra de activos, la liquidez se está convirtiendo en un problema. El número de inversionistas institucionales que citan la liquidez como uno de los mayores riesgos para las carteras el próximo año casi se ha triplicado, hasta el 36%, desde el 13% de hace un año.

Movimientos de cartera

El 60% afirma que sus inversiones activas han superado a su índice de referencia en los últimos 12 meses y reconoce las limitaciones de las inversiones pasivas en tiempos de volatilidad. Teniendo en cuenta las perspectivas para 2023, el 74% cree que los mercados favorecerán a los gestores activos en 2023.

Es probable que los inversores busquen que los activos privados proporcionen alivio en el lado de la renta variable de las carteras, ya que cerca de la mitad (48%) cree que los mercados privados proporcionarán un refugio seguro en una recesión. La confianza en la capacidad de esta clase de activos para desempeñar este papel ha ido aumentando de forma constante desde las perspectivas de Natixis IM para 2021, cuando sólo el 35% estaba de acuerdo, y para 2022, cuando el 45% pensaba lo mismo.

Dentro de la renta variable, los inversionistas institucionales son los más propensos a aumentar sus asignaciones a las acciones estadounidenses (41%), seguidas de las de Asia-Pacífico (33%) y las de los mercados emergentes (33%).

En los mercados emergentes ven las mejores oportunidades de crecimiento en Asia sin China. Dos tercios (66%) están de acuerdo en que los mercados emergentes dependen excesivamente de China, y el 74% piensa que las ambiciones geopolíticas de China han reducido su atractivo para la inversión.

por:Autor Noticias RCN

Noticiasrcn.com

google news
whatsapp channel

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.