Nacionaloctubre 30, 2020hace un año

La fórmula para superar la violencia y la coca en Briceño

La siembra ha traído la tranquilidad a la vida de dos hombres que con trabajo honrado luchan cada día por dejar atrás un pasado que duele.

En la vereda Palmizal de Briceño, en el norte de Antioquia, Julio César cultiva cacao, maíz, aguacate y fríjol. Lo hace en un predio de pocas hectáreas en el que ha vivido la mayor parte de su vida, pero que no le pertenecía.

“Cuando teníamos la coca uno veía la platica muy parejo, pero había muchos problemitas, entonces decidimos arrancarla y ponernos a sembrar maicito”, relata Julio mientras se acomoda el sombrero de ala ancha que lo acompaña en sus largas jornadas en el campo.

Vea también: ONU pide a Colombia "sostener la paz" e implementar el acuerdo firmado con las Farc

Este hombre cree que la construcción de la paz en el norte de Antioquia es con hechos y no con dichos. Como aporte a la misma paz, la Agencia Nacional de Tierras formalizó el predio en donde ahora tiene sembrados los cultivos que se convirtieron en el sustento de su familia.

Le puede interesar: Una fruta es el motor de la paz en La Montañita

Mientras Julio señala al otro lado uno de los cerros de Briceño, un municipio metido entre las montañas de Antioquia, recuerda las épocas en las que la hoja de coca era el motor de la economía. “Lo que ve usted al frente, al lado de allá es donde estaba la coca anteriormente. Ahora los tienen limpios para sembrar fríjoles porque ya no quieren sembrar más coca”.

Lea además: Gobierno celebra apoyo de ONU en implementación de Acuerdos de Paz

Por su parte, Jesús Emilio López, campesino de toda la vida de la misma población, manifiesta haber encontrado tranquilidad en la siembra y cosecha de productos comercializables, en vez de la hoja de coca. “Hace 15 años dejé los cultivos ilícitos y me dediqué al trabajo legal: maíz, frijol, plátano, yuca, café y cacao. Ya lo que uno saca para el pueblo lo saca con la frente destapada”, cuenta.

Consulte también: Historias de construcción de paz: de las armas a las canchas

Luego de varios trámites administrativos y con una ilusión represada por años, la Agencia Nacional de Tierras formalizó los predios de Jesús y de Julio César. Con el título de propiedad en sus manos, estos dos campesinos de Antioquia pueden mirar el horizonte de la reconciliación en una zona históricamente compleja por el conflicto, pero que ahora busca ser una referencia de construcción de paz en el norte de Antioquia.

Juan Pablo López - NoticiasRCN.com

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí