Mujeres que inspiran: Café con aroma de… soñadora, emprendedora y constante

Sorbo a sorbo, vaso a vaso, así convierte sus sueños en realidad Camila, una joven en Tuluá que lucha por un mejor presente y futuro.

24 Nov 2020 13:51Por: Noticiasrcn.com

María Camila Ospina Morales es una estudiante de contaduría en Tuluá que se ha convertido en ejemplo de perseverancia, lucha y empeño en conseguir sus sueños.

Aunque a los ojos de muchos, la historia de María Camila puede parecer la de una estudiante promedio que alterna sus estudios y su trabajo, la historia detrás de su lucha es aún más compleja.

María Camila actualmente adelanta estudios de primer semestre de Contaduría en la Universidad del Valle, sede Tuluá, pero lo hace de forma virtual y en horario nocturno, debido a que su jornada laboral se desarrolla en el día y desde muy temprano.

Lea además: Mujeres que inspiran: Josefina no se rinde y confecciona esperanza en Cartago

La historia diaria de esta joven emprendedora de 19 años comienza muy temprano, en la madrugada, para ir a su cocina a preparar café, pero no es una taza a una olleta; son ollas completas de la bebida que se convirtió en la fuente de su sustento, y que de vaso en vaso, le ha permitido comenzar a tejer el camino hacia sus sueños.

“Me arriesgué y gracias a Dios ha sido una maravilla, llevo dos años vendiendo café fritanga, empanadas y pasteles”, afirma Ospina Morales, quien transcurre su día ofreciendo café a quienes buscan un vasito para calentarse, o simplemente para espantar el sueño.

Le puede interesar: Mujeres que inspiran: “yuca, harina, y un sueño en construcción por parte de mujeres que no se rinden

Para sus clientes, un momento de placer, o una bebida para calmar el frío, para ella, un pasito más hacia sus sueños y metas a corto y largo plazo.

Y aunque su buen desempeño y dedicación en la Universidad la han hecho merecedora de una beca que le permitirá seguir adelante con sus estudios, ella afirma que continuará a diario en la plaza cívica de Tuluá, construyendo moneda a moneda el camino para solventar sus gastos, y para ir logrando su objetivo de vida.

Si bien la beca le ayudaría a solventar parte de los gastos de su universidad, acto que para muchos representaría un alivio y distención en sus funciones laborales, ella afirma que no bajará el ritmo de su negocio, pues la beca, además de significarle una oportunidad para avanzar con sus estudios, ahora, y con el dinero que recauda con su trabajo, le permiten comenzar a colaborar con los gastos de su casa.

Más historias: Mujeres que inspiran: Yeimy Muñoz, lectora de contadores en Pasto

A diferencia de otras personas de su edad, Camila no se sonroja al hablar de su oficio, afirmando que es una experiencia que la ha hecho crecer como persona, e incluso, la ha convertido en gestora social del parque donde se ubica para vender tintos, espacio que ha asumido como propio, al entender que es su entorno diario, y el cuidarlo le representa un beneficio para su negocio.

Vea además: Mujeres que inspiran: universitaria construyó un cambuche para poder seguir estudiando

Y pese a que la meta de ser profesional puede parecer su gran sueño, es solo una meta volante, pues esta joven ya tiene claro que, tras lograr su carrera, quien vincularse a la Policía.

Sorbo a sorbo, vaso a vaso, esta mujer construye la escalera para llegar a sus sueños, y marca un camino para aquellos que ven en ella una mujer que inspira.

 

NoticiasRCN.com