Mujeres que inspiran: las heroínas de Cartagena con sonrisa sanadora

La caravana de la felicidad es la terapia con la que una enfermera transforma la vida de los pacientes con cáncer en Cartagena.

11 Feb 2021 5:51Por: Noticiasrcn.com

Ety Contreras es una convencida de que esta terapia es sanadora, tanto como una medicina. Ya son tres años los que lleva junto con su equipo brindando mañanas de amor, fraternidad y sorpresas.

Vea también: Mujeres que inspiran: usó la confección para salir de la crisis

Este grupo de heroínas han encontrado en la música, los colores y el baile, la manera de alimentar de amor y ganas de vivir a los corazones de cientos de niños y jóvenes de Cartagena.

Esta labor la realizo desde 2018, empezó como una iniciativa altruista, pero poco a poco se fue transformando en una fundación que hoy genera bienestar emocional a personas hospitalizadas y no hospitalizadas”, precisó Ety.

La caravana de la felicidad llega a contagiar de alegría y esperanza a los niños hospitalizados por cáncer que enfrentan una dura batalla contra esta enfermedad.

La cartagenera con más de 14 años de experiencia como enfermera, siempre soñó con dar un paso más, al de solo administrar medicamentos o hacer curaciones. “Siempre he querido alegrar los corazones de los pacientes porque yo pienso que ese es un componente súper importante, tanto como el administrar medicamentos”.

Le puede interesar: Mujeres que inspiran: doña Chepa, ícono de la repostería colombiana

Ety cuenta con el apoyo de un grupo de profesionales, quienes no se detienen en este propósito de humanizar los servicios de salud, ellos también han sido testigo de cómo está terapia transforma vidas.

Para Pamela González, trabajadora social, la labor de Ety es muy especial. “La felicito y la admiro muchísimo, desde que estuvo la primera vez acá quedé conectada con lo que hace, que es traer esa sonrisa, esa alegría esa buena vibra”, puntualizó.

En esta jornada lo único que se programa es una oración, el resto, fluye cuando se da la conexión con los pacientes.

“El caso más duro fue el de un niño que estaba a punto de fallecer y alcanzamos a llegar, y a pesar de que estaba en ese escenario de muerte, se reía con energía, era una alegría de gozo, así que eso me llenó muchísimo porque a pesar de que estábamos a punto de ver partir a ese niño, él pudo llevarse una alegría”.

Los familiares de los pacientes también reciben con agrado cada gesto de este grupo que transforma un día de estrés y ansiedad, en fiesta.

Así lo confirmó Leidy Segovia, familiar de un paciente quien manifestó sentirse contenta por el cambio que mostró su hija.

Lea además: Mujeres que inspiran: toda una vida fomentando la tradición wayuu

Aunque para Ety el camino de humanizar los servicios hospitalarios no ha sido fácil, su mayor recompensa es la sonrisa de ellos, los pacientes que luchan cada día por vivir.

Noticias RCN Google News

NoticiasRCN.com