Secuestro En Colombia

José F. Lafaurie: ELN todavía podría tener secuestrados
Colombia

José Félix Lafaurie dice que ELN podría tener más secuestrados

Las afirmaciones del integrante de la mesa de diálogo con el grupo ilegal fueron hechas durante el Congreso de Fedemunicipios.

Secuestros en Colombia

El secuestro es considerado por la Policía como uno de los delitos de gran impacto nacional. Aunque se podría pensar que es una práctica nueva, porque fue incluida en el código penal hasta el año 2000, es un flagelo que se ha presentado en muchas ocasiones en la historia del país.

Historia de los secuestros en Colombia

Entre los años treinta y ochenta retener a una persona para exigir dinero por su rescate o con otros fines era algo que ocurría principalmente en zonas rurales. Luego, en una segunda etapa, este delito comenzó a trasladarse a las ciudades y se asoció con grupos guerrilleros como el M-19 y otros actores como los narcotraficantes. Esto ocurre en la década de los noventa.

A finales de esta década comienzan los secuestros indiscriminados, denominados “pescas milagrosas”, en donde los colombianos que se transportaban de una ciudad a otra resultaban retenidos por grupos armados, sin importar su origen.

El primer caso que tuvo revuelo mediático fue el de una niña de tres años. Su nombre era Elisa Eder Caicedo, hija del empresario vallecaucano Harold Eder, quien era dueño de una importante empresa de azúcar. Este hecho marcó un precedente porque la niña fue raptada por delincuentes que pidieron a sus familiares cincuenta millones de pesos. En ese momento (1933) las autoridades tenían pocos conocimientos para manejar ese tipo de delitos y los medios de comunicación tampoco utilizaban el término, por ello en los registros de la noticia se hablaba de un rapto, no de un secuestro.

Durante los años setenta y ochenta los casos de secuestro fueron muy pocos y por eso el delito era considerado secundario. Los autores de dichos crímenes por lo general pedían dinero a cambio y las víctimas solían ser ganaderos o agricultores, pero la historia cambió cuando los grupos subversivos comenzaron a secuestrar para financiar sus acciones delictivas. Allí comenzaron las ‘vacunas’ y la extorsión a comerciantes.

Secuestros por parte de las guerrillas 

Con el tiempo estos grupos se convirtieron en los principales autores de los secuestros en el país, pero el motivo cambió. Ya no se trataba de un fin económico, sino político y de propaganda, aunque claro está, también pedían dinero a los familiares de las víctimas.

Cuando en los años ochenta se consolidaron las FARC, el ELN y el M-19, comenzó una época complicada para el país en materia de secuestros y los casos aumentaron en un 438% con respecto a la década de 1970. Así mismo, la Policía adquirió habilidades y se fortaleció operativamente para responder a ello.

Secuestro del embajador de EE. UU. en Colombia

Un documento de la Policía Nacional explica el hecho que le dio la vuelta al mundo: “A inicios de la década, el 27 de febrero de 1980, se presentó uno de los eventos más sonados de la historia del secuestro en Colombia. Un comando del grupo guerrillero M-19, bajo el mando de Rosemberg Pabón, irrumpió en una fiesta que ofrecía el embajador de República Dominicana a diplomáticos de muchas naciones, entre ellos estaba lo que para la guerrilla era “la joya de la corona”: el Embajador de Estados Unidos en Colombia, Diego Asencio, cuyas imágenes en cautiverio se hicieron famosas en todo el mundo”

Muerte a secuestradores

Un hecho que marcó la historia del secuestro en el país. El MAS, Muerte a Secuestradores, fue conformado por capos en 1981 y liderado por el Cartel de Medellín, que para protegerse de los secuestros de guerrillas creó un grupo de personas entre ganaderos, empresarios y narcotraficantes para combatir y castigar las acciones de los grupos al margen de la ley. “Como corrobora un informe de la Procuraduría, en esta reunión también participaron miembros de las Fuerzas Armadas, principalmente del Ejército Nacional. Por eso el MAS es considerado el origen del paramilitarismo”, de acuerdo con información del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Del 1990 a 1995 los secuestros aumentaron un 93%. Los extranjeros se convirtieron en un objetivo para los victimarios, por motivos económicos. Adicionalmente, el conflicto armado también contribuyó a aumentar los números, al igual que el grupo de Los Extraditables, de los hermanos Ochoa. “Uno de gran impacto nacional fue el secuestro del entonces candidato a la Alcaldía de Bogotá, Andrés Pastrana, llevado a cabo el 18 de enero de 1988”, se lee en el documento mencionado previamente. Los miembros de fuerzas armadas, altos funcionarios públicos, empresarios y médicos se convirtieron en el objetivo de los secuestradores. Hasta el día de hoy, aunque el delito ocurre en menor medida por cuenta de los acuerdos de paz y las acciones de las Fuerzas Públicas, este es un comportamiento que continúa siendo parte importante de la violencia en Colombia.

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.